homify 360º: una casa inundada de luz en Barcelona

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

Su nombre tiene dos letras, la C y la P, y se encuentra en Barcelona ocupando un solar entre medianeras. Enfrentados a la única de sus fachadas que da a la calle, encontramos a su derecha un edificio de viviendas de más altura que él; a su izquierda, sin embargo, se levanta casi de manera sospechosa una casa unifamiliar de una sola planta. La casa que hoy os presentamos también es para una única familia, pero se sirve de cuatro alturas para dar cabida a su extenso programa, que incluye un almacén. Y aquí, mirando su fachada compacta y cálida de madera nos surge la duda: ¿cómo se introduce luz en su interior si tres de sus lados están abrazados por construcciones vecinas?

Alventora Morell Arquiectes es un estudio de arquitectura catalán especializado en proyectos bioclimáticos y el autor de esta obra de 476,65 metros cuadrados de superficie. En 2014 finalizó esta obra de promoción privada donde la luz es uno de los materiales protagonistas, claro está de manera intangible. 

El punto de partida del recorrido

Compacta, austera y diferente es la Casa CP, al menos lo que podemos aprehender de ella a través de su fachada principal. Su diseño, sin embargo, responde a una intención clara de los proyectistas: preservar el interior. 

La calle en la que nos encontramos es excesivamente ruidosa -llega a alcanzar los decibelios máximos permitidos por normativa- por lo que el ruido era desde el minuto 0 uno de los principales enemigos de CP. Además, su cualidad de unifamiliar contaba con otro inconveniente: la falta de privacidad que acecha a las primeras plantas de una edificación. He aquí el origen del concepto de esta fachada, donde encontramos una planta baja totalmente ciega, donde se apoyan dos alturas con dos terrazas retranqueadas. El material principal es la madera, cálida por excelencia y con un color característico que le permite integrarse en su contexto urbano. 

Y volvemos a plantearnos a la pregunta, ¿con qué herramientas ocultas cuenta la vivienda para arrojar luz natural a sus espacios interiores si esta fachada cuenta con pocos huecos y sus dos perpendiculares son ciegas? Una de las respuestas se encuentra en la siguiente fotografía. 

La fachada posterior

Antes de introducirnos en su interior decidimos asomarnos a su cara opuesta, la fachada con la que esta casa se levanta sobre el patio de luces de la manzana. Aquí el paisaje es totalmente diferente: se ha construido una fachada completamente de vidrio aprovechando la tranquilidad de esta orientación. Resuelta la iluminación, ¿cómo se protege el interior de las miradas vecinas indiscretas? Tan solo la planta primera y segunda tienen acceso a esta fachada, alturas que acogen la totalidad del programa de vivienda. Para ganar intimidad, un sistema de lamas de madera horizontales colocadas sobre los cerramientos protegen los espacios interiores y además tamizan los rayos que se cuelan dentro. 

La intimidad

Para entender el concepto de intimidad de esta vivienda, no hay mejor lugar que situarse en el balcón de la planta superior que veíamos en la imagen de antes. Revestido de piedra clara salvo en el techo, este balcón permite a los habitantes de esta casa disfrutar protegidos del exterior. Las lamas de madera, además de cumplir su función, consiguen que este espacio cambie de carácter jugando con el ritmo de las sombras que proyecta. 

Las escaleras

Aunque la vivienda cuenta con dos ascensores, uno para el uso doméstico y otro más grande que accede al almacén situado en sótano, las escaleras son los núcleos verticales más impresionantes de la casa. La que os mostramos comunica la planta primera con la segunda y sube hasta la azotea, es de construcción delicada y ligera. El acero de sus zancas ha sido lacado en blanco integrándose en el paisaje interior de la vivienda. Sus peldaños sin tabica, sin embargo, han sido construidos en madera, el otro material protagonista de Casa CP y permiten que la luz atraviese y bañe este elemento. El otro material protagonista es la piedra, la misma que veíamos en el balcón, empleada aquí como pavimento. 

Más luz

Para que la luz alcance hasta el rincón más insospechado de esta vivienda de 17 metros de profundidad se estableció un juego con las alturas. Así, las plantas no se construyen de manera convencional de muro a muro, sino que se retranquean creando huecos de dobles y triples alturas que comunican espacios con visuales cruzadas y solidarizan la luz que comparten. Os mostramos gráficamente este concepto: en esta fotografía tomada en la segunda altura observamos como a la izquierda el forjado termina actuando de balcón sobre la planta inferior. A lo lejos a la izquierda, un halo de luz se introduce por un hueco desde el techo a través de un lucerario construido en la azotea. 

Bajo la doble altura

Y justo debajo de este balcón el espacio se percibe de esta manera: abierto y fluido, diluyéndose a través de las diferentes estancias que componen esta vivienda. Nos encontramos ahora sobre la primera primera, en el espacio previsto como salón comedor. 

Llama la atención en esta imagen algo que no habíamos mencionado con anterioridad: la luz artificial. Como os comentábamos en la introducción, este material intangible se vuelve protagonista en todas sus facetas. En esta recorre el perímetro de los planos desdibujando los propios límites del espacio.

La cocina

Aprovechamos esta última fotografía tomada en la cocina para explicar el programa. Accedemos a la planta baja desde la calle, donde una escalera lineal nos marca el camino para ascender a la vivienda. En esta altura sobre rasante encontramos un pequeño aseo que da servicio a una gran sala. En planta primera encontramos el paquete de programa más público. La planta se divide en dos áreas longitudinales. En la banda de la derecha encontramos el paquete de servicios, con la cocina, dos baños y el vestidor. La otra banda se reserva para los espacios servidos, con dormitorio, salón y comedor. La planta inmediatamente superior es de menor superficie, y acoge dos dormitorios, un estudio y otro cuarto de baño. Si seguimos ascendiendo por la escalera nos encontramos en la azotea, con dos terrazas. 

Con este último vistazo ponemos fin a nuestro recorrido por CP, no sin antes recomendaros que visitéis:

homify 360º: una casa llena de luz en la isla de Menorca

Vacaciones de invierno: una casa de pueblo moderna

¿Qué os ha parecido?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!