6 pasos para planificar una cocina rústica

Irene M.Tutor Irene M.Tutor
Google+
Loading admin actions …

Cuando nos planteamos diseñar una cocina de estilo rústico, lo que estamos buscando es transportar el calor y el encanto de las antiguas casas de pueblo a nuestro hogar. Partiendo de esta base, nuestra principal misión será tratar de incorporar elementos tradicionales y acabados propios de este tipo de decoración; como piedra y madera, especialmente la de pino que aporta mucha calidez a los ambientes rústicos.

La cocina puede ser uno de las habitaciones más complejas de la casa a la hora de conseguir este estilo rústico en tu hogar, ya que acostumbrados a las comodidades de los fogones modernos -en contraposición a las antiguas de carbón- es necesario encontrar ese ligero equilibrio entre modernidad y tradición.

Otro aspecto a tener en cuenta en esta corriente decorativa es tratar de evitar los colores llamativos o los muebles de líneas contemporáneas ya que rompen con el encanto de la sala. Se trata de un estilo en el que hasta el más mínimo detalle tiene que estar cuidado. Por eso, queremos aclarar tus ideas y saber que pasos tienes que seguir para conseguir una auténtica cocina rústica.

Que no falte la piedra

Cocinas de estilo rústico de Marcello Gavioli
Marcello Gavioli

BioMalta RAL 7010 Grigio Tenda

Marcello Gavioli

Otro de los materiales nobles que indiscutiblemente no pueden faltar en una cocina rústica es la piedra. Ya sea en mampostería, como en este diseño de Marcelo Gavioli, o utilizada en el revestimiento de los suelos. Sin lugar a dudas, la piedra era el material más utilizado tradicionalmente en la construcción de casas rurales y, aunque puede resultar algo menos cálida en un primer momento, los avances en materiales para fachadas y revestimientos te ayudarán para conseguir ese efecto de piedra en tus paredes sin poner en riesgo el aislamiento térmico de tu hogar. 

Otra de las posibles aplicaciones de este material en una cocina rústica es la encimera, empleando piedra pulida, se consigue así una superficie resistente y fácil de limpiar. En esta cocina tan propia de las casas de pueblo, la piedra se ha combinado, por un lado, en la encimera y, por otro, en el acabado de mampostería de las paredes consiguiendo un resultado muy auténtico.

Vigas de madera al descubierto

En primer lugar trata de buscar elementos arquitectónicos de estilo rústico para tu cocina, partiendo de una buena base, conseguir una decoración propia nos resultará mucho más sencillo. En este sentido, las vigas de madera al descubierto son uno de los elementos más empleados, y en caso de que la construcción de tu casa no cuente con vigas te resultará muy fácil instalar unas decorativas. 

La madera es una material muy empleado en la decoración rústica, uno de los imprescindibles, ya sea en el revestimiento o en otro tipo de ornamentos, lo cierto es que la madera tiene que estar presente. Sin embargo, también sabemos que puede no resultar del todo práctica en el uso de la cocina, especialmente para las encimeras que están en continuo contacto con agua.

Nuestra recomendación es que utilices este material tan noble en techos y muebles de almacenaje para conseguir ese aire a pueblo, pero apostando por la piedra o la cerámica en las superficies de mayor uso. 

El uso de las baldosas

El tercer material en discordia son las baldosas cerámicas o azulejos combinando estos tres materiales, la decoración de tu cocina reflejará el encanto de las casas rústicas por los cuatro costados. Hoy en día podemos encontrar distintos modelos de baldosas; desde las artesanales de terracota tan propias de este estilo, hasta las hidráulicas que se prensan con el diseño que desees. 

El incluir un espacio de baldosas en tu cocina rústica te va a permitir personalizar esta habitación he incluso incluir toques de color algo más creativos. Una de sus ventajas es que su instalación es muy rápida y cómoda, sin tener que modificar los muros originales, además son muy fáciles de limpiar, detalle a tener en cuenta en un espacio como la cocina. 

Nuestra propuesta es que juegues a combinar estos materiales, por ejemplo, incluyendo una pared de baldosas junto a los fogones, para así poder mantener limpia esta zona sin esfuerzo y además diferenciar espacios. 

El sabor de la tradición

Si estás decidido a planificar una decoración propiamente rústica para tu cocina, deberás hacerte con alguna pieza restaurada o dar  vida al viejo mobiliario, ya que una decisión poco acertada en elección de lo muebles puede tirar abajo todo el trabajo realizado. Una de las ventajas de este tipo de piezas es la calidad y naturalidad que transmiten, siendo muy fáciles de combinar.

Las cocinas rústicas tienen unas características muy marcadas y personales, difíciles de conseguir si no es a través de mobiliario original. En este sentido la forja es uno de los grandes favoritos, así como la madera de pino. Esta variedad a la hora de combinar el mobiliario así como el color de las tonalidades de madera, nos da mucha libertad a la hora de decorar la cocina, siendo el diseño rústico un estilo atemporal que mantendrá a lo largo de los años ese encanto tan especial.

Detalles que aportan autenticidad

A pesar de todas las innovaciones que pueden incluirse en una cocina rústica, hay una serie de detalles ornamentales que siempre van a estar presentes. En línea general, siempre se va a recurrir al latón para grifería y menaje de cocina, mientras que en los textiles, tratando de buscar esa naturalidad y sencillez, se recurre al cuero o al algodón.

La decoración rústica trata de buscar un estilo cálido y acogedor, por eso hay que cuidar esos detalles y más si se trata de la cocina, que tiene una finalidad más funcional. Incorporando plantas de interior, elementos que evoquen la naturaleza o imágenes de paisajes en cuadros y pinturas, tendrás la mitad del trabajo hecho.

Una ornamentación a base de flores frescas colocadas en tiestos de barro o formando bonitos centros de mesa es ideal para crear un contraste entre los muebles rústicos y los colores propios de la naturaleza.

Colores tierra

Cuando llegue el momento de elegir el color de las paredes o los textiles, deberíamos dejarnos llevar por los ocres y los tonos tierra, colores en relación con la naturaleza. También los tonos caoba o los amarillos oscuros pueden combinar, y es que una de las ventajas de una cocina rústica es que podemos combinar multitud de tonalidades distintas sin romper con el diseño de la decoración. 

En esta cocina rústica se mezclan los muros de piedra, con azulejos en azul, muebles de madera y paredes ocre, conservando ese encanto tradicional. Las combinaciones pueden ser infinitas, pero siempre guiándonos por una gama de colores en consonancia con la naturaleza, pudiendo incluir incluso tonos verdes y naranjas dentro de un estilo sobrio y natural.

Para conseguir un efecto todavía mas característico, puedes emplear pátinas de pigmentos naturales para simular un acabado envejecido en los marcos de las ventanas o las puertas.

¿Te has decidido por una cocina de estilo rústico?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!