Antes y después: un apartamento en Londres

María Bausán María Bausán
Loading admin actions …

Un apartamento semienterrado en el centro de Londres, muy cerca del famoso Hyde Park, ofrece un aspecto oscuro, triste y abandonado. En esas condiciones es adquirido por The Lady Builder, una empresa constructora que tiene como objetivo cambiarle la cara a este vulgar apartamento y convertirlo en una lujosa vivienda, que aproveche su localización privilegiada, en un edificio del siglo XIX, para diseñar un interior luminoso, moderno y agradable. Eso sí, antes de ver todo el proceso de reforma comenzamos este artículo viendo el antes y el después del precio de esta casa, que fue adquirida en un primer momento por 320.000 libras y vendida apenas seis meses después, tras un largo proceso de reforma, por 675.000 libras. Veamos si la transformación mereció la pena: 

Un patio inglés

El apartamento se encuentra semienterrado y da a lo que se conoce como patio inglés, es decir, un espacio abierto y al aire libre que sirve para iluminar la casa que se encuentra en el semisótano. 

El salón antes…

El interior del apartamento se encontraba totalmente abandonado,  con ventanas rotas, sin calefacción, con zócalos desprendidos, suelo sin pavimentar y paredes agrietadas. Había mobiliario abandonado y paredes repletas de suciedad, lo que daba al espacio un ambiente oscuro. Sin embargo, los arquitectos de The Lady Builder supieron ver más allá y descubrir el potencial oculto entre la mugre de este coqueto apartamento. 

… y después

Aunque parezca imposible hablamos del mismo salón, aunque eso sí, se han realizado cambios importantes. Para empezar, en el suelo se ha puesto una moderna y cálida calefacción radiante, que se ha cubierto con un acogedor suelo de madera de roble. Para ganar luminosidad se han pintado las paredes en tonos neutros y se han elegido muebles con colores claros para la habitación. Además la chimenea vuelve a estar funcionando, lo que aporta un toque hogareño a la habitación. 

La cocina antes…

Junto al salón se encontraba una cocina, con un aspecto viejo y pasado de moda. Los muebles en madera estaban en mal estado, al igual que el pavimento y los azulejos de cerámica de la pared, totalmente anticuados. No obstante, el principal reto de esta cocina era sacar partido a un espacio estrecho en el que se podían llevar a cabo pocos cambios en cuanto a distribución del espacio, puesto que la estricta regulación de edificios antiguos impedía cualquier cambio estructural. 

… y después

¿Quién puede reconocer en esta foto la cocina de antes? Sin embargo, se trata de la misma, pero se ha sabido sacar partido al espacio, creando una cocina donde el blanco es el protagonista absoluto, consiguiendo crear una mayor sensación de espacio y de luminosidad. Además de las luminarias del techo, se han incorporado luces LED en los muebles para, de esta manera, iluminar la superficie de trabajo: una encimera de granito que le da un aspecto lujoso y moderno. 

El baño antes…

Como el resto de la casa, el cuarto de baño presentaba un aspecto bastante lamentable, con el alicatado en muy mal estado y un aspecto sucio y decadente que estaba pidiendo a gritos un cambio. 

… y después

Aquí también se ha puesto patas arriba el antiguo cuarto de baño para crear un espacio de puro lujo. Y es que todo se ha cuidado hasta el más mínimo detalle, desde la potente iluminación LED hasta los suelos de piedra, pasando por lo más sorprendente de todo: una televisión acuática empotrada en la pared de la bañera que permitirá relajarse con un buen baño viendo nuestro programa de televisión favorito. 

El dormitorio antes…

En la parte trasera de la vivienda, la que da al patio inglés, nos encontramos con el dormitorio. Tan destartalado y abandonado como el resto de la casa, aquí nos encontramos un hueco perfecto para un armario empotrado que ha sido desaprovechado por el anterior inquilino. 

… y después

Sin embargo, las posibilidades que ofrecía la habitación estaban ahí, listas para ser explotadas. Aquí también se ha buscado crear un ambiente agradable y luminoso, con muebles que vuelven a utilizar tonalidades suaves, como los armarios blancos o la butaca y el cabecero de la cama de color azul. El suelo es de la misma madera que el salón, el radiador se ha cubierto, creando una repisa bajo la ventana que le da un aspecto romántico y agradable. 

En definitiva, un antes y un después que ha conseguido dar carácter a la casa, rescatarla de la nada y dejarla lista para entrar a vivir. 

Si te ha interesado este artículo, échale un vistazo también a estos libros de ideas:

Antes y después: la elegante reforma de un piso en Madrid

Antes y después: la reestructuración de un viejo apartamento

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!