Disfrutando de los jardines de invierno

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

En España tenemos un invierno privilegiado en los que, no importa el frío que haga, muy a menudo brilla el sol. Esa luz de invierno, el suave sol que nos acaricia una mañana de invierno, es un regalo que muchos de nuestros vecinos del norte envidian durante sus grises y largas estaciones frías. Por eso, una manera de aprovecharlo al máximo, incluso cuando los termómetros marcan mínimas muy bajas, es crear un pequeño jardín de invierno, un porche acristalado donde poder disfrutar del sol resguardados del frío. 

Es posible que en España no estemos muy acostumbrados a este tipo de construcciones en el ámbito doméstico, aunque contamos con algunos ejemplos de invernaderos bastante populares, como el palacio de cristal del Parque del Buen Retiro en Madrid. Este delicado edificio, totalmente acristalado, es un ejemplo a lo grande de lo que podemos llamar jardín de invierno: un espacio a medio camino entre el interior y el exterior, protegido con cerramientos de vidrio del frío, pero abierto y transparente al sol. Un espacio para crear un pequeño invernadero, una sala de lectura, de juegos o un lugar donde juntarse a tomar el té. Una habitación llena de romanticismo y de luz a la que nos asomamos en este artículo a través de 5 ejemplos de profesionales de homify.  

Un jardín de invierno adosado a la fachada

Jardines de invierno de estilo ecléctico de Vale Garden Houses
Vale Garden Houses

Complex Conservatory on Victorian Rectory

Vale Garden Houses

Los invernaderos o jardines de invierno pueden construirse como edificios exentos, en medio del jardín y separados de la vivienda, aunque lo habitual suele ser encontrarlos adosados a una de las fachadas de la casa. En muchos casos, el jardín de invierno hace referencia a una terraza que fue convenientemente cerrada y aislada a través de cerramientos de vidrio, que permiten de esta manera poder usarla en cualquier estación del año. 

Para muchos, un jardín de invierno se parece a este que vemos en la fotografía y nos lleva hasta la campiña inglesa y esos libros de Agatha Christie donde una curiosa Mrs Marple observaba todo lo que pasaba en su vecindario desde el otro lado del cristal de su invernadero. 

Ventanas por todas partes

Jardines de invierno de estilo clásico de Vale Garden Houses
Vale Garden Houses

Orangery with Bi-fold Doors

Vale Garden Houses

Los jardines de invierno buscan la luz, por eso muchos no se contentan con tener las paredes convertidas en ventanas, sino que también revisten los tejados de vidrio. De esta forma, los jardines de invierno se convierten en verdaderos invernaderos que guardan la luz del sol y también su calor. 

Pero el exceso de sol puede ser un problema para los muebles, por lo que debemos tener en cuenta este detalle a la hora de elegir el mobiliario o el pavimento de nuestro jardín de invierno. Lo mejor es que tengas siempre a mano telas con las que cubrir sillas y sofás y evitar de esta forma que el sol decolore los tapizados.

Que no falten las plantas

Si hablamos de jardín de invierno no podemos olvidarnos de las plantas. Esta zona acristalada será el lugar perfecto para montar un pequeño invernadero, con plantas de interior que necesitan mucha luz y un clima templado. También colocar macetas colgantes le dará un aire muy romántico a la habitación y así, rodeados de plantas, este espacio puede convertirse en un lugar ideal para echarse una tranquila siesta después de comer y sentirse como si estuviéramos en medio del campo. 

Un rincón de lectura

Los jardines de invierno pueden tener múltiples funciones: desde cobertizo para guardar las herramientas del jardín, hasta sala de estar, estudio, sala de ocio o rincón de lectura. Nosotros nos quedamos con esta última opción ya que ningún lugar con tanta luz natural como un invernadero para poder leer a gusto.

Conectando interior con exterior

UN ESPACIO PARA DISFRUTAR: Jardines de estilo escandinavo de MIMESIS INTERIORISMO SL
MIMESIS INTERIORISMO SL

UN ESPACIO PARA DISFRUTAR

MIMESIS INTERIORISMO SL

Una de las características de los jardines de invierno es su capacidad de conectar el interior y el exterior, creando un espacio a medio camino entre la zona de la vivienda y el jardín. No obstante muchos de estos porches acristalados tienen la posibilidad de abrir su puertas correderas en verano y convertirse así en parte del jardín, una terraza cerrada y abierta al mismo tiempo. 

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!