Una pequeña muestra de la arquitectura de Octavio Mestre

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

Como un arquitecto de naturaleza curiosa y amante de la cultura podemos presentar a Octavio Mestre: un arquitecto de casas como se autodenominaba Coderch. Tras haber colaborado con diferentes arquitectos de renombre internacional, Octavio toma un puesto como arquitecto municipal de la ciudad de Barcelona, etapa que abandona en el año 1990 para dedicarse de lleno en su carrera profesional. Muchas experiencias guardadas en su memoria, conocimientos y obras avalan la calidad de este arquitecto que nunca ha abandonado su participación docente en diferentes centros nacionales e internacionales. 

Casa en Tamariu I

Con evidentes referencias a las teorías de Le Corbusier y a la arquitectura de Tadao Ando, Octavio Mestre Arquitectos proyecta esta vivienda para su propia familia. Ubicada en un terreno de gran pendiente junto al mar Mediterráneo, la casa se organiza en un volumen blanco que flota sobre un basamento revestido con acero corten. El programa se organiza en cuatro niveles que se van desplazando horizontalmente generando un juego de alturas dentro del contenedor blanco. Además, todos se encuentran conectados con el exterior a través de terrazas que situadas en diferentes alturas. Su mirada al exterior: grandes cerramientos de vidrio y huecos rasgados que potencian la lectura longitudinal del volumen. 

Casa en Tamariu II

A través de un jardín de bambúes se accede peatonalmente a la vivienda. Recorriendo los peldaños volados de esta escalera de hormigón accedemos al nivel que alberga los dormitorios. En contraposición al tradicionalismo de situar la zona de día debajo de la de noche, los dormitorios de esta vivienda se encuentran bajo el gran contenedor blanco. El canto del forjado y la barandilla también se construyen con acero corten y, junto al pavimento de cuarcita también oxidada, el basamento se camufla en el entorno: el volumen blanco se asoma entre los pinos.

Casa en Andratx I

La rehabilitación de esta vivienda, anterior a la ley de costas, es la protagonista de la Casa en Andratx, que se erige sobre este acantilado. Con unas exigencias  bastante peculiares por parte de sus clientes, Octavio Mestre lleva a cabo este proyecto con determinación minimalista, colorista, con reminiscencias árabes pero, sobre todo, con carácter mediterráneo. Con una superficie de 600 m², la vivienda se organiza en un cuerpo principal y pabellones anexos. 

Casa en Andratx II

La cubierta inclinada de este pabellón, construida con jácenas de madera y teja, cubre esta terraza exterior pintada de blanco. El único paisaje que la rodea: el mar Mediterráneo y una piscina desbordante que se pierde en el horizonte y que extiende el plano hasta que su límite se desdibuja. 

Casa en Pineda de Mar I

Adaptándose a la geometría de la parcela, la planta de esta vivienda toma la forma de un trapecio que se abre al exterior. Sus aristas vivas remarcan la peculiar geometría de los dos volúmenes en los que se encuentra dividida por el núcleo de comunicación interior. El edificio se retranquea de la línea de la calle liberando un espacio delante para la terraza y la piscina. 

Casa en Pineda de Mar II

Espacios que surgen de planos que se pliegan, mobiliario minimalista y sinceridad de los materiales: el interior de la vivienda iguala al exterior. El pavimento de madera y la innovadora pieza de madera que sirve de cabezal y somier llenan a este espacio calidez: un auténtico ambiente acogedor 

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!