Antes y después: 2 reformas en la cocina para ganar espacio

Antes y después: 2 reformas en la cocina para ganar espacio

Antes y después: 2 reformas en la cocina para ganar espacio

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Cuando toca reformas en casa una de las habitaciones a la que más vueltas le damos es siempre la cocina. No se trata solo de una cuestión de estética, sino de algo puramente funcional. En la cocina prima el espacio y cuando no lo tenemos, buscar la manera de reinterpretar la habitación y ganar algunos metros de más para colocar muebles de almacenamiento, un office o una isla de cocina puede volverse misión imposible. 

En nuestro antes y después de hoy vamos a descubrir dos reformas que han convertido dos cocinas antiguas y mal aprovechadas en espacios totalmente nuevos y funcionales. Descubre el antes y el después de estas dos cocinas de diseño español.

Pasado y presente de una cocina

Un alicatado que parece salido de la serie Cuéntame en sus primeras temporadas, muebles de baja gama y colores tristes, un muro de carga que condiciona el espacio, una ventana con mal aislamiento… Así era la cocina de esta vivienda de los años sesenta antes de que pasara por las manos del estudio FG Arquitectes. El objetivo era modernizar todo el piso, y eso pasaba por cambiar la cocina, mejorando su aspecto viejo, descuidado y oscuro. Además, como parte del proyecto, la cocina debía incluirse en una vivienda que primaba los espacios más diáfanos y la intercomunicación entre todas las áreas. 

¿Cómo lo hicieron? Descubrimos ahora algunos detalles de esta reforma.

La transformación

Uno de los principales cambios de esta cocina está en la ventana, convertida ahora en una puerta, al eliminar los muebles de almacenamiento que antes había bajo ella. Por otro lado, el alicatado en tonos grises ha sido sustituido por una pared pintada de blanco que, junto a unos muebles de línea minimalista en el mismo color, consiguen dar un aspecto moderno que poco tiene que ver con el estado original de esta cocina de los años sesenta. En esta cocina no falta espacio para guardar utensilios, cazuelas y otros objetos de menaje, puesto que en la pared frontal nos encontramos con un mueble empotrado que nos asegura un orden perfecto. Entre las dos zonas de almacenaje se ha creado un office moderno, donde en torno a una mesa blanca encontramos cuatro sillas Eames. Puro diseño para una cocina que mezcla funcionalidad con estética. 

Una buena idea para el muro de carga

Cuando hablamos de organización y reestructuración de los espacios siempre contemplamos la idea de tirar tabiques, pero cuando lo que tenemos en frente es un muro de carga, las opciones se reducen. Aquí, sin embargo, han encontrado una buena solución para esta incómoda columna que condiciona el espacio: una isla de cocina. Una encimera de metal rodea este muro de hormigón que no se ha revestido de otro material, para darle a la cocina un aspecto diferente y moderno. De esta forma se amplia el espacio de trabajo, al mismo tiempo que se crea un pequeña estantería de almacenamiento y una barra en la que se esconden dos taburetes. 

El antes de una cocina con galería…

Esta cocina alargada veía mermada su luminosidad por la existencia de una pared que separaba una amplia galería de la habitación. El resultado era una cocina oscura, donde se echaba en falta más superficie de trabajo y más muebles de almacenamiento. El objetivo de esta reforma, llevada a cabo por el estudio de interiorismo Trestrastos, era conseguir más espacio y más luz. La solución tenía mucho que ver con el problema: la galería. 

… y el después sin galería

El objetivo estaba claro: más luz, más espacio. Y el resultado pasaba por integrar la galería, cuya utilidad no era esencial para la cocina, ya que quedaba aislada de esta y acaparando la luz de sus múltiples ventanas. Como vemos en la foto del después, al ganar los metros de la galería, la cocina se amplia, permitiendo la colocación de más mobiliario y ganando espacio de encimera. Sin duda, la mayor diferencia es la luz que ahora inunda todo el espacio, ampliándolo visualmente. 

El mobiliario

Al ganar más espacio se ha podido renunciar a los muebles en la parte superior, que solo nos encontramos al principio de la cocina. Esto resulta visualmente muy positivo para la habitación, puesto que al tratarse de una cocina estrecha forrar todas las paredes de muebles restarían amplitud al espacio, haciéndolo más agobiante. Además se han utilizado muebles blancos, lo que ayuda a mejorar la luminosidad de la cocina. 

El antiguo alicatado de las paredes no se ha mantenido en esta zona de la cocina, donde la parte más cercana a la encimera se ha recubierto con el mismo material que esta: laminado compacto de alta presión.

La magia de los muebles

Una de las claves de esta cocina es la funcionalidad de los muebles elegidos para la misma y que permiten que se pueda incluso comer en la cocina, gracias a la mesa incorporada en uno de los módulos, muy práctica para comidas rápidas como el desayuno. En definitiva, una reforma que ha hecho la cocina más funcional, más atractiva y mejor aprovechada. 

Si te ha interesado este artículo, échale un vistazo también a estos libros de ideas:

4 reformas integrales de cocinas

- ¿Por qué nos gustan las cocinas blancas?

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

¡Contáctanos!

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!