Fantástica por fuera INSUPERABLE por dentro

Silvia Pino Silvia Pino
Loading admin actions …

Esta residencia, en una recóndita playa de arena blanca en Tulum, México, fue diseñada según dos premisas: ser totalmente autosuficiente y conseguir que tanto la vivienda como sus ocupantes se vieran inmersos en este paraíso natural que los rodea. Como vais a comprobar en unos segundos, los arquitectos americanos Specht Harpman lo han conseguido. Y no solo es un proyecto técnicamente muy interesante, sino que a nivel espacial y sensorial es una maravilla.

Pasen y vean.

Visión general desde la playa

Aunque no podamos verla, la playa está muy cerca. Sin embargo la vivienda goza de privacidad ya que, como vamos a ver en fotografías posteriores, la casa se separa de la playa por medio de una camino y de muchas palmeras, grandes y muy verdes. Desde aquí podemos comprobar que se trata de una casa en la que las líneas sencillas y rectas son las predominantes, así como el color blanco. Una gran piscina continúa el color azul del mar y permite darse un chapuzón cuando el mar no sea demasiado apetecible.

¡Más diseños de piscinas en este enlace!

El camino hacia casa

Desde la playa llegamos a la casa por medio de un estrecho camino de baldosas irregulares y un conjunto de palmeras y vegetación. La intención era que el camino sirviese para separar la construcción de la playa, pero a la vez, para que el visitante pudiera sentirse parte de la naturaleza y que el recorrido fuese una auténtica experiencia.

Una sala de estar completamente abierta

En planta baja nos vamos a encontrar la sala de estar. Este es un espacio diáfano donde conviven el salón, el comedor y la cocina. Pero lo más interesante de todo, es que por ambos lados de esta estancia, las puertas correderas pueden plegarse por completo, de manera que, aun estando en el interior, tenemos la sensación de estar fuera.

Dormitorios en planta alta

En planta alta se sitúan los cuatro dormitorios con los que cuenta la casa. Se ubican de forma dispersa por este nivel, de forma que no existen apenas particiones o, por lo menos, no visualmente. Cada uno de ellos se abre al exterior, al igual que pasaba en planta baja. Esto favorece la ventilación cruzada, para mantener una temperatura interior fresca, y además, para potenciar la experiencia de encontrarnos justo al lado del mar. 

Vistas al océano

En esta imagen podemos comprobar la visión tan espectacular que se tiene desde uno de los dormitorios. Al estar completamente abierto hacia el exterior, no hay nada que nos impida disfrutar de un atardecer como este en el océano. Un pasillo recorre exteriormente toda la planta superior y conecta cada una de las habitaciones.

Vista de pájaro

Esta imagen es quizás la que mejor refleja lo especial que es esta casa. El proyecto buscaba desde el principio una conexión absoluta entre la construcción y el entorno natural. Como hemos ido comprobando a lo largo de las imágenes, esto se ha conseguido. Pero además, desde la vista de pájaro, podemos apreciar algo que se nos había pasado. La cubierta vegetal. Que, aparte de servir como refrigerante natural, visualmente conecta con toda la vegetación circundante.

Si os gusta cómo trabajan los arquitectos Specht Harpman, no os perdáis este otro proyecto que tienen en Manhattan: ’Microloft en Manhattan – Todo en su sitio

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!