10 ideas para una decoración con toque rural

Armando Cerra Armando Cerra
Loading admin actions …

Las casas rurales suelen ser un lugar de relax, de desconexión de lo cotidiano. El simple hecho de la distancia física de nuestras habituales rutinas ya ayuda a ello. Pero esa sensación de descanso se incrementa con el tipo de decoración de la casa. Para ello se ha de recurrir a elementos muy ligeros, más o menos integrados en un conjunto, ya que salirse de las normas es parte del encanto de disfrutar de estos lugares. En este sentido, se puede recurrir a objetos y muebles de distintos estilos, desde lo más rústico a lo más moderno. Se trata de que la atmósfera nos haga sentir a gusto y para eso el único estilo válido es el que nos guste a nosotros.

1. Madera y ladrillo

La madera y el ladrillo son algunos de los materiales que no pueden faltar en cualquier interior rural que se precie. La cocina es un buen lugar para utilizarlos, si no tienes ideas observa un momento el diseño de la fotografía y déjate inspirar por él.

2. Una estantería con ligero toque rústico

Madera, mimbre, líneas rectas, tonos claros y cremas, todo transmite una sensación de confort  y laxitud en una composición con la que vemos en la foto. No faltan los detalles vintages como el enorme reloj de la pared que recuerda a los clásicos de bolsillo, o el trípode de una vieja cámara de fotos para la lámpara de ancha tulipa. Ingredientes y materiales muy rústicos pero combinados de forma muy moderna, una sensación que se incrementa con el sencillo y colorido motivo decorativo que hay en la pared sobre el estante del mueble.

3. Piezas modernas de materiales tradicionales

Una estantería de madera maciza. No puede haber nada más típico de una casa rural, y sin embargo el modelo que aquí vemos es clásico, rústico, moderno y minimalista. Todo al mismo tiempo. Se compone de dos cuadrados estructurales con sus distintas baldas, pero la inclinación de uno de esos cuadrados, como si empezara a girar, la hace radicalmente novedosa. Sin duda, un toque distinto que tiene cabida en los conjuntos más rancios y también en los más eclécticos de cualquier salón de estilo rural.

4. Recuerda la importancia del tapizado

Pero además de pasar horas en la mecedora, también tiene que haber algún que otro sillón y un sofá. Ya hemos dicho que una casa rural es para descansar y para desconectar, y pocos lugares son tan apropiados para eso como los sofás, tresillos y sillones. Dependiendo del conjunto decorativo de cualquier salón rural se puede optar por los tonos y materiales más rústicos, pero también se puede recurrir a tapizados florales, vegetales, de gran colorido. Unas piezas que igualmente cuadran con la atmósfera relajante de este tipo de viviendas.

5. Tendencias: Reciclaje y DIY

La idea de un ámbito oriental es muy interesante, pero tampoco es necesario que siempre comamos en el suelo. Evidentemente también tiene que haber mesas, y lo más apropiado para una ambientación rural es que estas sean de madera. Y ya dentro de éstas, ¿por qué no elegir alguna hecha con madera reciclada? Hay múltiples modelos en el mercado. Durante nuestros días en una casa rural, disfrutamos de la vivienda y de su entorno natural. De esta manera una mesa rural nos hace tener siempre presente que todos hemos de contribuir a la conservación del encanto de esa naturaleza que tanto nos atrae.

6. No olvides un toque verde

Otra cosa que no puede faltar en una vivienda rústica son las plantas de interior. En jarrones, maceteros, floreros, etc. La frescura que proporcionan es indudable, y esa sensación se puede incrementar distribuyéndolas de un modo aparente caótico por las habitaciones. Para eso los maceteros colgantes son una excelente solución, es como si las plantas brotaran libremente aquí y allá para alegrar la casa.

7. Tampoco prescindas de las piezas clásicas

A pesar del estilo clásico de esta mecedora, los diseñadores han utilizado los últimos avances para construirla. Las uniones de la madera son muy complejas, parece que la silla fuera un solo fragmento. 

El respaldo alto, unido a el asiento ergonómico hacen de esta pieza de artesanía un mueble muy cómodo y casi único ya que cada uno es tallado a mano individualmente para adaptarse a las necesidades del comprador.

8. El fuego

Antes hemos dicho que una mecedora es un icono de las viviendas rústicas, y sin duda otro es el fuego, el hogar donde cocinar y en torno al cual calentarse. Sin embargo, el fuego no tiene que estar solo en la chimenea, también puede aparecer en velas o estos pequeñas ecochimeneas que funcionan con etanol. Las hay en infinidad de tamaños y modelos, solo se trata de elegir el más apropiado para una mesa, para el salón o para el velador del jardín donde cenaremos siempre que el tiempo lo permita.

10. Balanceándonos en el porche

La enorme ventaja de una casa rural es que si el tiempo lo permite, la casa es amplísima, ya que nuestro concepto sobre ellas abarca todo su entorno. El río cercano, los árboles, las calles del pueblo, el paseo por el monte. Eso es en realidad disfrutar de una casa rural. No obstante, no hay que engañarse, el clima es caprichoso y no siempre vamos a poder estar caminando o yendo en bici por los alrededores, pero al menos si solo llueve pero la temperatura es agradable, disfrutar de un columpio al cubierto del porche de la casa, es una de las estampas más agradables de este tipo de casas.

9. Lámparas emplomadas

Si se habla de decoración, siempre hay que tener en cuenta la iluminación bajo la cual la vamos a ver. Con la idea de que la decoración de nuestra casa rural solo se tiene que guiar por nuestros gustos y caprichos, entonces ¿por que no instalar lámparas emplomadas de estilo Tiffanys? Un detalle cosmopolita en un rincón alejado del mundo. Una luminosa idea que da que pensar.

¿Cómo te imaginas tu casa rural?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!