Casa en los Pirineos: sentir la montaña

Pedro Munoz Pedro Munoz
Google+
Loading admin actions …

Los Pirineos no son para visitarlos; son para vivirlos. No obstante, por todos es sabido que vivir la montaña hace necesario hacerlo desde la comodidad y el confort. Caldaval y Solà-Morales superan esa barreras del bienestar personal para pensar también en el beneficio de todos, aportando estilo y originalidad al entorno. 

Nos presenta así una casa de montaña que no dejará a nadie indiferente. Una vivienda que reinterpreta su propia funcionalidad para dotarse de unas estructuras modernas y de líneas rectas para hacer del emplazamiento algo exquisito. Lo mejor: las cristaleras presentes por toda la casa bañarán nuestros espacios de luz, coadyuvando a una integración efectiva entre lo exterior y lo interior. Ante nosotros, un sueño hecho realidad. 

Lo que vemos desde fuera

Una joya en medio de la inmensidad de los Pirineos. Esta casa nos seduce a todos los que la vemos a sabiendas de sus atractivas líneas y su osada transparencia. Dispuesta en dos pisos. opta por los techos altos y los espacios amplios para ser, más allá de un diseño exquisito, un emplazamiento de comodidad. ¿Acaso alguno nos negaríamos a pasar un fin de semana de ensueño en esta casa?

Zonas exteriores para el disfrute

Cadaval & Solà-Morales no han pensado sólo en el equipamiento interior de la casa o en su apariencia exterior. Nuestros expertos han tomado en consideración dotar de una destacable funcionalidad a los espacios exteriores. Así, la casa preside una superficie exterior donde podremos pasar momentos deliciosos bajo el sol cuando el duro clima de montaña nos lo permita. El lugar perfecto para barbacoas o para jugar con nuestros pequeños: una excelente manera de ampliar los espacios habitables de esta casa, haciendo de la naturaleza parte de nosotros. 

Desde el interior: nueva perspectiva

El interior de esta vivienda ha de ser concebido como un espacio que nos aporte una agradable sensación de recogimiento y protección. Serán las cuatro paredes que nos ayuden a sentirnos resguardados del exterior, especialmente en los días de frío. La disposición de la cocina delante de la gran cristalera nos dará una mayor amplitud de horizonte, de manera que las tediosas tareas que a veces nos toca desempeñar en la cocina no serán tales al tener lugar en este entorno. Se configura así una nueva forma de disfrutar del paisaje. 

Calentar de manera original nuestras noches de invierno

Los espacios interiores de esta casa rozan lo nunca visto. Se disponen como amplias superficies en los que hacer vida en común. No obstante, esta vida la haremos de una determinada manera: con estilo. La vida girará en torno al elemento del salón que se proclama como el núcleo de éste: la chimenea. Por todos es sabida la importancia de este elemento en las noches de invierno. Ahora, además, la chimenea hace gala de unas formas esbeltas y atractivas que conquistan a todo espectador. Amplifican pues su funcionalidad, la cual ya no será calentar, sino también impregnar de modernidad y vanguardia nuestras casas de montaña. 

Amplitud de espacios: bienestar personal

El concepto de espacio se reformula para adaptar nuevas formas. Ahora, los espacios rompen moldes y deciden deshacerse de sus connotaciones limitadas para reclamar valores como la amplitud y la inmensidad. Espacios abiertos en los que no sólo habitar, sino también vivir. Rodeados de un paisaje de belleza indudable, la gran presencia de ventanales nos ayuda a traer la naturaleza dentro de casa, fusionándose con lo más privado de nosotros. Contribuimos así a nuestro bienestar personal.

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!