Consejos para que tu gato no destroce la casa

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Si estás pensando buscarte un compañero de casa felino o ya tienes la casa invadida por estos amigos peludos, es posible que necesites algunos consejos. Para empezar, te vendrá bien saber que nada en la decoración de tu hogar volverá a ser como antes. Tener un gato en casa, o varios, pondrá patas arriba tu vivienda: pelos por doquier, olores inesperados, arañazos en los lugares más insospechados, juguetes en medio del salón… Si no quieres que te destrocen tu casa tendrás que armarte de paciencia y saberte todos los trucos. 

Sin embargo, no desesperes. Te prometemos que vivir con estos animales merece la pena. Criaturas a medio camino entre lo doméstico y lo salvaje, los gatos son adorables, a pesar de que tienen un carácter muy fuerte, son independientes, anárquicos y un poco rebeldes. Hay que conocerles bien, porque cada uno tiene su propia personalidad pero la mayoría, si les dejas, se mostrarán también cariñosos, mimosos y muy divertidos. 

pictuland-1356: Arte de estilo  de Pictuland
Pictuland

pictuland-1356

Pictuland

Así que desde homify solo podemos decirte que si has decidido tener un gato, ¡enhorabuena! Tener gatos es una experiencia enriquecedora y gratificante… pero eso sí, la convivencia será mucho menos problemática y el impacto sobre la decoración de tu casa menos demoledor si sigues algunos de estos consejos que te damos en este artículo:

Arañazos en el sofá

Algo que preocupa, y mucho, a los dueños de gatos es el afán de los mininos por afilarse las uñas en los sitios menos indicados, por ejemplo, el sofá. Una opción que no está de más probar es la de comprarse un rascador y para que puedan utilizarlo en vez de nuestro querido sofá. Sin embargo, si has tenido gato alguna vez sabrás bien que son animales indomables y muy difíciles de educar. Ellos van por libre, así que es muy posible que el rascador pase inadvertido a los ojos de nuestras mascotas y de sus temibles uñas. Solo por fastidiar nuestros gatos preferirán seguir afilándose las uñas en el sofá. Pero para eso, también hay soluciones: 

- Cubrir el sofá con una funda gruesa: Ya suponemos que si te compraste ese sofá y no otro es porque te gustaba su estampado, pero a veces no hay más remedio que ceder y si quieres que el sofá dure mucho tiempo sin que parezca que lo has recogido de la basura, haznos caso, compra una funda gruesa que se amolde bien al sofá para evitar que tu gato, que es más listo que el hambre, se meta por debajo y siga haciendo de las suyas. 

- Utilizar papel de aluminio: No decimos que conviertas tu sofá en un asiento interestelar, pero durante un tiempo reviste las zonas preferidas de tu gato con este material. El sonido no les gusta y evitarán acercarse. Es el momento de darles alternativas -el olvidado rascador- para que sigan afilándose las uñas sin destrozarnos el mobiliario. 

- Sprays repelentes: ¿Sabías que los gatos odian los olores cítricos? Utilizar un repelente con aromas ácidos puede ser una buena manera de alejarlo de tu preciado sofá.

Olvídate del papel de pared

Paredes y suelos de estilo  de Tapeten & Uhren
Tapeten & Uhren

FotoTapete GEORG

Tapeten & Uhren

Sí, lo sabemos, el papel pintado es tendencia, pero si tienes un cazador felino en casa mejor que prescindas de él si no quieres llevarte más de un disgusto. No hace falta que, como en esta foto, el papel pintado esté repleto de suculentos pájaros: sea cual sea el  estampado, a tu gato le parecerá irresistible.  

Si, no obstante, te animas a revestir tu hogar con papel pintado, trata de hacerlo en superficies altas, donde las afiladas uñas de tu mascota no lleguen. Otras soluciones, al igual que con el sofá, pasan por el papel albal, limón y mucha paciencia. 

Las alfombras, una tentación

Otro objeto de la casa del que tal vez sea mejor prescindir son las alfombras. Resultan una auténtica tentación para los gatos, esta vez no para afilarse las uñas, sino para algo mucho peor… El pis de gato es uno de los olores más fuertes y desagradables que hay y quitarlo de tu alfombra será casi misión imposible. 

De todas formas, no todas las alfombras resultan igual de atractivas para los gatos. No es una cuestión de color o de tejido, más bien tiene que ver con la goma que algunas tienen para adherirse mejor al suelo: por algún motivo que se escapa a nuestro olfato humano, este material resulta irresistible para los felinos. Así que lo mejor es cambiar las alfombras de casa si estas tienen goma, y sustituirlas por otras que no la tengan, que más vale no tentar al diablo…

Pelos por doquier

Dormitorios de estilo ecléctico de Quilts by Lisa Watson
Quilts by Lisa Watson

Rufus the cat modelling quilts!

Quilts by Lisa Watson

Todos los gatos sueltan pelo diariamente, así que es importante asumir que por muchas precauciones que tomes estos se colarán en todas partes. Eso sí, puedes reducir el impacto con algunos trucos: 

- Convierte al rodillo anti-pelos en tu mejor amigo. O en su defecto hazte con unos guantes de látex, va perfecto para agrupar los pelos y poder quitarlos sin esfuerzo, especialmente en superficies como alfombras, sofás o el edredón de la cama. 

- Aprende a elegir tejidos: los estampados y las telas de colores son mucho más discretos con los pelos. No es que no los atrapen, es que los verás menos y ya se sabe: ojos que no ven… Por eso, recomendamos que a la hora de elegir colores para la cama o el sofá evitemos los colores sólidos. Además tengamos en cuenta el tono de pelo de nuestro gato. No tiene sentido comprarnos un flamante sofá negro si nuestra mascota es una bola de pelo blanco. 

- Cámbiate siempre cuando llegues a casa. Si no quieres que los pelos te acompañen allá donde vayas procura mantener tu ropa alejada de los gatos. Y no solo de ellos. Sentarse en un sofá lleno de pelos con tu camiseta preferida también tiene su riesgo. 

Pero es que son tan bonitos…

Hogar de estilo  de Stich-haltig
Stich-haltig

Vermietete Katzenhöhle

Stich-haltig

Arañazos, pelos, olor a pis… visto así hay quien pudiera pensar que convivir con un gato es un verdadero quebradero de cabeza. Y aunque en cierto modo lo es, también hay que reconocer que con ellos llegar a casa después de una larga jornada de trabajo es mucho más llevadero y que uno solo de sus ronroneos consigue -aunque sea momentáneamente- hacerte olvidar todos los problemas. 

Además, los gatos son seductores natos y saben cómo hacerse querer, poniéndonos su mejor cara para que olvidemos cualquier enfado. Por eso, aunque no consigamos alejarlos de los sofás, las cortinas o las alfombras, acabaremos rendidos a sus pies. 

Pero para evitar esto no tenemos soluciones: pero es que son tan bonitos…

Si quieres leer más sobre gatos no te pierdas el artículo Ideas para regalar a gente con mascota.

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!