Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Cómo dar color a nuestro salón

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Es posible que tengas en la cabeza un diseño muy claro para tu nuevo salón pero… ¿tienes idea de qué color será el principal en su decoración? Los colores modifican totalmente las habitaciones y un mismo diseño variará mucho dependiendo de que hagamos uso de uno u otro color. Es cierto que elegir un color para el salón es algo muy subjetivo, pero también hay algunas factores objetivos que debes tener en cuenta a la hora de decorar nuestro hogar con una u otra tonalidad: 

- Los colores neutros aumentarán la luminosidad de tu espacio.

- Los colores cálidos, como el rojo o el naranja, harán más acogedora la habitación, pero no están recomendados para salones muy pequeños. 

- Los colores fríos, como el azul o el violeta, expresan calma, tranquilidad y equilibrio, aunque restan luminosidad incluso a los salones con más luz. 

Sea cual sea el color que elijas para tu salón, hoy queremos hablar de cómo introducirlo en la habitación: pintar paredes, utilizar los textiles, colocar muebles de color… Las opciones son variadas. Te las contamos todas aquí: 

1. Las paredes

Una de las maneras más habituales de llenar de color el salón es hacerlo a través de sus paredes. Elegir bien el color que más le va a nuestro salón tanto por orientación, distribución y luminosidad es importante, puesto que no se trata solo de darle unas cuantas pinceladas coloridas, sino de una apuesta en firme por un color determinado: tanto si te decides a reforzar uno de los muros pintándolo de un color fuerte y dejar el resto en blanco, como si te animas a cubrir con un mismo color todas las paredes, el resultado dará un cambio de 180° a tu salón.

El papel pintado es otra opción estupenda para darle color al salón. No solo es una tendencia cada vez más en alza, también tiene muchas ventajas, como que disimulan a la perfección manchas y desperfectos en nuestros muros. Además son fáciles de instalar y la variedad va más allá del color: estampados florales, rayas, cuadros o damasquinas. 

2. Los textiles

Para aquellos que son fieles a las paredes en colores crudos, hay otras maneras de hacer que nuestros salones tengan color. Una de esas formas pasa por utilizar los textiles. Las cortinas, por ejemplo, conseguirán aportar un toque luminoso y alegre, como vemos en este salón, donde el verde ácido de las ventanas se ve reforzado por algunos cojines en el  mismo tono sobre el sofá beige. Una manera discreta de dar una pincelada de color al salón.

Salones de estilo  de From Africa
From Africa

From Africa

From Africa

Aquí se han utilizado los textiles para dar un toque luminoso y étnico a este salón: con la misma tela se han forrado cojines, la manta sobre el sofá, el puff donde poner los pies y hasta la lámpara de la mesa auxiliar. El resultado: un salón predominantemente blanco que, sin embargo, luce en amarillo. 

3. Las alfombras

Salones de estilo  de Indie Style Interiors
Indie Style Interiors

Indie Style Interiors – simply perfect living room style

Indie Style Interiors

Siguiendo con los textiles centramos nuestra atención ahora a nuestros pies. Las alfombras son una estupenda manera de darle color a nuestro salón. El ejemplo que vemos aquí así lo demuestra. Esta alfombra azul y blanca marca la línea de color que tendrá el resto del salón con un resultado muy agradable. El salón, con sofás y paredes en crudo, consigue cierta armonía y serenidad gracias al azul de la alfombra.

Otro ejemplo que nos ha llamado poderosamente la atención es este interior que mostramos aquí. Las paredes blancas, el sofá azul y una alfombra llena de color que le da un aire diferente, más acogedor y cálido. El tono predominante es el fucsia, un color atrevido que no todos están dispuestos a usar en casa, pero que aquí aporta el toque alegre necesario para este salón predominantemente blanco.

4. Los sofás

Cocina-comedor-estar: Comedores de estilo  de FG ARQUITECTES
FG ARQUITECTES

Cocina-comedor-estar

FG ARQUITECTES

Mueble central de nuestro salón, el sofá puede ser el punto colorido que la habitación necesita. Aunque la mayoría de nosotros nos decantamos por sofás en colores beige, negro, gris o marrón, los sofás pueden tener muy diversos estampados y tonalidades. Elegir un color brillante y llamativo para el sofá, como en esta fotografía, conseguirá darle un aire muy diferente al salón, haciéndolo más personal y original. 

Salón: Casas de estilo  de ACABADOMATE

En este caso se ha elegido un elegante chaise longue amarillo que se convierte en el protagonista indiscutible de este luminoso salón. 

5. Los muebles

Por último, podemos conseguir aportar un poco de color al salón a través de los muebles y las estanterías. Eso sí, si elegimos un color tengamos en cuenta los tonos con qué podremos combinarlos, y echemos mano de los textiles para crear cierta continuidad en la decoración.  En el ejemplo que vemos, un suave verde oliva se combina con blanco, con un resultado fresco y moderno. 

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!