Un almacén de peluquería convertido en loft

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Un viejo almacén de peluquería en una planta baja con patio es el punto de partida de un proyecto de reforma que ha sabido jugar con las limitaciones del espacio y de luz, creando un loft de diseño pero funcional en pleno barrio de Gracia. La artífice de esta transformación es la interiorista Lara Pujol que en una superficie de 62 metros cuadrados, con 25 de patio, ha creado una cómoda vivienda compuesta de cocina-comedor-salón, dormitorio, un vestíbulo que hace las veces de estudio y un patio. Descubre con nosotros los detalles de este loft que, aunque juega con la modernidad, guarda vestigios de su pasado. 

Fotografia: Joan Altés/Project manager: Metric Integra SL

El patio en torno al que se articula todo

Comenzamos nuestro recorrido por este moderno loft desde atrás hacia adelante, empezando por la parte más profunda del mismo para acabar en la puerta de entrada. Situada en una planta baja, esta vivienda parte del patio de 25 metros cuadrados, su único punto de luz, para crear un espacio en el que todas las habitaciones se conectan entre sí, en una búsqueda de la luminosidad que se ha potenciado con el uso de cerramientos de vidrio en las particiones paralelas al acceso al patio. 

El patio, a su vez, se ha convertido en un acogedor espacio con suelo de madera y un rincón al fondo que aprovecha la construcción del edificio anexo para crear una zona cubierta. A excepción de una de las paredes, revestida en madera, el resto utiliza el color blanco, lo que será una constante en la vivienda, tanto dentro como fuera. 

La cocina comedor

El uso del blanco que señalábamos antes, no es casual. En su búsqueda por conseguir que la luminosidad invada la casa, Lara Pujol se sirve del color luminoso por excelencia. Los espacios diáfanos y despejados también contribuyen a que nada se interponga entre la luz del patio y el interior de la vivienda. Aquí vemos cómo la cocina de este loft se ha adosado a una de las paredes para no interrumpir el fluir de la vivienda. Frente a ella se ha dispuesto una mesa de comedor, también en blanco, con dos sillas de metacrilato transparente. 

El salón a un paso

Un paso más allá se sitúa el salón, con un sofá en blanco que mira hacia una hornacina diseñada para colocar el televisor. Los muebles de la cocina se convierten, sin transición en los del salón dando de esta forma una sensación unitaria a toda la casa. A los pies del sofá nos encontramos con un detalle que ya habíamos visto en la foto anterior y que también veremos en la siguiente: una alfombra de baldosa hidráulica que ha sido rescatada y colocada en puntos estratégicos de la vivienda. 

El dormitorio

Uno de los elementos más llamativos de este dormitorio es el cerramiento de vidrio, que sirve al mismo tiempo de conector y separador con el resto de la vivienda. El mobiliario que veíamos en la cocina y el salón continua en el dormitorio y se va transformando según las necesidades de almacenamiento del mismo. Además del detalle del pavimento, nos encontramos aquí con otro rasgo recuperado de la antigua construcción: las vigas de madera que han sido pintadas de blanco para dar continuidad al estilo de la casa. 

El cuarto de baño

Al igual que el dormitorio lo hacía del salón, el cuarto de baño se separa del dormitorio a través de un cerramiento de vidrio, que incluye una puerta de acceso. Esta vez el cristal es traslucido, para poder atrapar la luz, pero preservando la intimidad necesaria para esta habitación. A su vez, la mampara de cristal, esta vez transparente, separa espacios en el propio cuarto de baño.

Un pasillo que distribuye

Aunque visualmente todas las habitaciones se conectan entre sí a través de sus paredes vidriadas, en realidad es un largo pasillo el que sirve para distribuir y abrir los huecos de las puertas. En una de las paredes, además, se ha instalado un espejo para ampliar el espacio y aumentar la sensación de luminosidad de la vivienda.

Un recibidor que también es un estudio

En la entrada de la casa encontramos la última alfombra de baldosa hidráulica de la vivienda. Más que un recibidor, aquí se ha creado un espacio de trabajo casi totalmente aislado del resto de la casa. Una entrada diferente para un loft que ha sabido convertir sus puntos débiles, la escasez de luz natural, en su principal fortaleza, creando un espacio que se conecta entre sí al mismo tiempo que genera diferentes ambientes. 

Si quieres leer más sobre cómo hacer más luminoso las viviendas oscuras, no te pierdas el libro de ideas Consejos para hacer más luminoso nuestro salón.

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!