De viejo establo a bonita casa rural

María Bausán María Bausán
Loading admin actions …

Los edificios antiguos guardan siempre entre sus paredes mil y una historias, un pasado que se hace visible en sus materiales, la estructura de la vivienda y otros pequeños detalles. El que nos ocupa hoy es una de esas casas con solera. El proyecto se centra en la rehabilitación de un edificio deshabitado que había sido utilizado como establo y que se convierte en un auténtico diamante en bruto que va a pulir y sacar brillo el estudio Rubio Bilbao Arquitectos

¿Cómo? Llevando a cabo una rehabilitación que se convierte en un claro ejemplo de cómo una intervención respetuosa con el carácter antiguo puede ser al mismo tiempo arriesgada y original. Veamos la increíble transformación de esta espectacular vivienda en Vega, un pequeño pueblo asturiano.

El estado del edificio antes de la intervención

Antes de ver el resultado de las obras, echamos un rápido vistazo al aspecto previo del antiguo establo. Deshabitado durante mucho tiempo, el edificio requería de una intervención que no solo rehabilitara la fachada, sino que también creara en su interior la infraesctructura necesaria para habilitar una vivienda. ¡Veamos el sorprendente resultado!

Una casa rural con aire moderno…

Tras la reforma, el edificio parece otro, pero no ha perdido su aire rural. De hecho, las obras planteaban no alterar la composición ni estabilidad del edificio, por lo que se conservaron los huecos existentes y se recuperaron algunos otros que estaban cegados. Lo más llamativo lo encontramos en la fachada sur, donde se ha creado una galería recubierta de un enlistonado de madera que cubre y protege la pared al mismo tiempo y que, aún dándole quizá el rasgo más moderno y actual de la vivienda, se inspira en el antiguo origen del edificio y en su uso como pajar o tenada.

… pero integrada en el espacio

A la hora de llevar a cabo la reforma de esta vivienda, había que tener en cuenta el espacio en el que esta se encuentra. No es solo la naturaleza grandiosa de Asturias, que envuelve la construcción, sino los edificios colindantes, un conjunto de interés arquitectónico compuesto por una capilla del siglo XVIII y una panera de la misma época,

Las fachadas más compactas

Si la fachada sur se abría por completo al paisaje, la norte presenta un aspecto mucho más rudo y compacto. Desde aquí también podemos contemplar el tejado a cuatro aguas, donde se llevó a cabo un gran trabajo de rehabilitación. En la cubierta se buscó aprovechar al máximo las tejas originales, que fueron desmontadas, comprobadas y de nuevo instaladas en la cubierta restaurada.

Un interior acogedor

Entramos en la casa para dejarnos conquistar por el encanto acogedor de lo rural. Y es que aunque las particiones interiores se realizan mediante tabiquería ligera, la vivienda aprovecha el pasado en piedra de la casa, dejando que sea este el material clave que dé carácter a la casa. El resto de la decoración solo acompaña, con tonos crema y materiales naturales, como la madera del laminado, una constante a lo largo y ancho de la casa.

Un concepto moderno en una vivienda antigua

Así como el exterior procuró mantener el espíritu del antiguo establo, en el interior se reinventaron las formas, creando una distribución que entronca con el diseño más moderno y cosmopolita. Esta imagen es un claro ejemplo de ello: la doble altura del salón conecta este con la planta superior, dejando que los espacios fluyan y los diferentes usos de la casa converjan. Un planteamiento muy actual que le va como un guante a esta vivienda centenaria.

Una cocina rústica y moderna

Como en el resto de la vivienda, en la cocina también se crea un diálogo entre lo antiguo y lo moderno, lo rústico y lo contemporáneo. Una conexión que tiene como resultado una cocina funcional, donde resalta la madera en tono claro del mobiliario. Aunque quizá lo más llamativo es la espectacular pared de piedra que también nos acompaña en esta habitación y que invita a cocinar a fuego lento, como hacían las abuelas.

Materiales naturales

Hablando de materiales naturales, no podía faltar el uso del metal. Sin estar tan presente como la piedra o la madera, que vemos en elementos estructurales como vigas y ventanas, este material también aporta su aire rudo y antiguo, aunque en este caso se pone al servicio de un diseño moderno. Hablamos, por supuesto, de la escalera y en especial de su barandilla que parece sostener con hilos los escalones de madera.

¿Fascinado por los materiales? Échale un vistazo al libro de ideas 10 fabulosas casas de piedra de todos los estilos.

¿Qué te parece la rehabilitación y modernización de esta vivienda?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!