Calendario de Adviento: un regalo muy dulce

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Para aquellos que fuimos niños hace algunas décadas eso del calendario de Adviento nos suena a chino. Sin embargo, aquellos que tengan hijos sabrán de sobra que este calendario repleto de sorpresas se ha convertido en los últimos tiempos en uno de las tradiciones más dulces de la Navidad. La idea es sencilla: un calendario de cuenta atrás que comienza el 1 de diciembre y que nos recuerda los días que quedan para la Nochebuena. Y desde aquí todo es posible: chocolates, dulces, pequeños regalos, recortables, adornos para el árbol… la variedad de tipos de calendarios de Adviento no tiene fin. 

Nos adentramos en esta tradición de origen germano para descubrir porque los calendarios de Adviento se han convertido en un imprescindible de la decoración de la Navidad que conquista a niños, pero también a adultos. 

¿Cuál es el origen del calendario de Adviento?

Calendario de Adviento: Hogar de estilo  de Mundo Raquel
Mundo Raquel

Calendario de Adviento

Mundo Raquel

El origen de los calendarios de Adviento nos lleva hasta Alemania. Ahí las familias protestantes comenzaron a colgar imágenes navideñas en la puerta de casa por cada día que pasaba desde el 1 de diciembre. De esta forma, al llegar la Nochebuena, 24 imágenes colgaban de la puerta de la casa. 

Pero hasta 1902 no apareció el primer calendario de Adviento impreso. Fue la Librería Protestante de Hamburgo quien imprimió el primer calendario, que fue perfeccionándose año tras año. En la edición original se vendían recortables que iban pegándose sobre la imagen del calendario a medida que pasaban los días.  En 1920 se comercializó el primer calendario con puertas o ventanas que escondían al otro lado una imagen navideña: había nacido el calendario de Adviento tal y como lo conocemos hoy en día y desde entonces la creatividad no tendría límites.  

Tras la Segunda Guerra Mundial se convirtió en un producto popular y barato al que casi todas las familias alemanas podían tener acceso. Después se incluyeron chocolates y golosinas al otro lado de las ventanitas y con el tiempo y la globalización los calendarios de Adviento salieron de Alemania para conquistar otras latitudes y llegar, por ejemplo, a España.

De ahí que no nos sorprenda encontrar entre nuestros expertos españoles un calendario de Adviento. Realizado de manera artesanal con telas de algodón 100% y adornos realizados en fieltro, este calendario de Adviento puede colgarse en cualquier pared. Mundo Raquel, la creadora de este producto, nos propone abrir, uno a uno, los bolsillos marcados con el número del día correspondiente. Adornos de fieltro para nuestro árbol irán saliendo de cada número para que, cuando llegue el día 24, el árbol luzca tan bonito como el que vemos en la fotografía. 

Un regalo original para grandes y chicos

Hogar de estilo  de SnigSnag
SnigSnag

Adventskalender Zug Ebook Silhouette Studio + PDF

SnigSnag

Pero ya hemos dicho que cuando hablamos de calendarios de Adviento la originalidad no tiene límites. Y para muestra un botón, este ferrocarril repleto de dulces y chocolates que, a pesar de no parecerse en nada a nuestro ejemplo anterior, es también un calendario de Adviento. 

Si aún no lo has hecho, ya va siendo hora. Deja salir al niño que todos llevamos dentro y disfruta como un enano de una tradición dulce, original y con mucho estilo. 

Y tú, ¿ya te has unido a la moda de los calendarios de Adviento?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!