Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Decoración de baños – 10 diseños en blanco

Karen Ayerve Karen Ayerve
Loading admin actions …

Existen tantos diseños y formas de decorar nuestro cuarto de baño, como colores tiene la escala cromática. Ahora bien, de todos ellos, el blanco, lleva todas las de ganar para convertirse en el color protagonista de su decoración. Normalmente nos referimos a la habitación más pequeña de casa, pero sobre todo al lugar donde llevamos a cabo nuestros rituales de belleza y aseo, por lo que todos los elementos de su diseño se han de concebir para potenciar o al menos disimular ésta falta de espacio, de la misma forma que conserve esa imagen de limpieza e higiene que le asociamos.

Elegir los blancos para conseguir tal cometido, es apostar por lo seguro. Su posición neutral nos permite combinarlo con cualquier otro, sin necesidad de influir en el resto de tonalidades; de la misma forma multiplica la luminosidad, aumenta la sensación de espacio y les aporta un toque de frescura y de tranquilidad. Aunque el uso en exceso de este color suele asociarse a una decoración de estilo nórdico con toques minimalistas, la realidad demuestra que existe todo un universo de posibilidades donde los límites lo marca tu propio gusto personal. Si estás pensando en apostar por el blanco para decorar tu cuarto de baño o darle un cambio de imagen, a continuación te presentamos 10 fabulosos diseños de los que acabarás por enamorarte.

Con el blanco, todo son ventajas

Empezamos nuestro recorrido con un diseño en blanco para un cuarto de baño pequeño. Aquí, este color tiene una doble función: la de aumentar la sensación espacial, así como la de multiplicar la luz natural que entra. Una decoración en general bastante sencilla, en la que sin embargo cobran protagonismo visual pequeños detalles en el escenario, por un lado, el verde de las plantas, y por otro, el cuadro que cuelga de la pared. El suelo de madera oscura, casi imperceptible entre tanto blanco, acaba por darle ese toque nórdico y natural. 

Luz natural y luz en la decoración

Baños de estilo  de LOYN+CO ARCHITECTS
LOYN+CO ARCHITECTS

Stormy Castle

LOYN+CO ARCHITECTS

Al diseño de la imagen no se le puede negar el efecto de serenidad y tranquilidad absoluta que produce incorporar estas maravillosas vistas al espacio del cuarto de baño. Un lujo al alcance de muy pocos, que vale la pena explotar al máximo. ¿Cómo? A través de una decoración sencilla y mínima, que incluya lo absolutamente necesario: lavabos y bañera circulares, y un espejo que multiplica el paisaje que se cuela desde la pared. En este caso, el blanco cede todo su protagonismo a la luz natural y a lo que ocurre dentro y fuera de esos dos espacios.

Más descanso, por favor

Con permiso de nuestro dormitorio, el cuarto de baño se ha convertido en el lugar de casa hecho para el regocijo del descanso. El lugar donde desconectamos, y dejamos de existir por unos instantes para transportarnos al limbo del sosiego. Y aunque tal misión a veces no requiere de nada más que nuestras ganas de procrastinar, la decoración de nuestros baño influye, y mucho. Para quienes tienen la suerte de contar con uno que bien podría pasar por la habitación de un spa, los blancos siguen siendo una apuesta triunfadora, que potencian esa sensación de tranquilidad. Aquí, la madera en su color más natural, aportan un toque de color a la monotonía del blanco.

Blanco mármol

Baños de estilo  de LIVE IN

Una forma original de incorporar el blanco en el diseño de nuestros baños en hacerlo a través del mármol.  Sus características únicas de color le aportan un acabado con textura y brillo que en tonos blancos, multiplican la sensación de estar en un lugar pulcro. El mármol no cansa, ni agota visualmente, por lo que fácilmente podemos incluirlo en grandes dosis, tal y como se ha hecho en el diseño de la imagen. A falta de luz natural, se pueden añadir detalles de iluminación más discretos que aporten un toque cálido al cuarto de baño.

Sencillos pero sobrios

Baños de estilo  de Granit Architects
Granit Architects

Broadgates Road

Granit Architects

La decoración minimalista busca diferenciarse a través de discretos detalles que de forma casi tímida se incorporan a los espacios para darles un toque personal y único. Es la intención que buscan los cuadros que cuelgan de la pared, el pequeño ramo de flores, y los pomos en cristal de los armarios, en el diseño de la fotografía. A todo ello se suma un techo abuhardillado que lejos de restar espacio, se incorpora de forma elegante y acertada a la estructura del espacio, para no interferir visualmente en el diseño. Aquí, los colores blancos no pretenden ser una solución a la falta de luz (fijaos sino en la ventana en horizonte que llena de luz el baño), sino más bien contribuyen a crear una atmósfera de tranquiliidad y sosiego.

Diseños de vanguardia

Baños de estilo  de Intermat
Intermat

Design badkamer met kleurlicht

Intermat

Hay quienes prefieren convertir el cuarto de baño en su auténtica habitación de la relajación. Un lugar al que no ir de paso, sino al que entrar para quedarse y desconectar el tiempo que sea necesario. Eso parecen haber pensado los diseñadores de la casa Intermat, cuando plantearon el cuarto que tenemos delante. La bañera se convierte en el centro de todas las miradas al rodearse de una ligera iluminación en color rosa, estableciendo así cierto contraste con la del resto del baño. Aquí, la falta de luz natural se ve compensada por la cantidad de espacio y de focos que emergen por cada esquina de la habitación. Una decoración donde los blancos apaciguan el temperamento de los colores secundarios presentes: el rosa y el detalle en negro de la ducha. 

Con otros tonos

Las formas curvas se han hecho con el diseño de este cuarto de baño: desde la arquitectura en sí misma hasta la silueta de los accesorios. Se rompe de esta manera la linealidad estricta que suele prevalecer en la decoración de interiores. Si bien es el blanco el color predominante, en esta ocasión se ha utilizado también otro tono estrella en el diseño de baños: los marrones, en parte del revestimiento de las paredes, y como detalle en la encimera que, por cierto, también forma una silueta en curva. Llama especialmente la atención el diseño en mármol de la bañera, a la que se concede la mayor parte del espacio.

El blanco para baños pequeños

No excedernos en el uso de accesorios y olvidarnos de los tonos oscuros son los dos mandamientos que no podemos pasar por alto cuando decoramos un cuarto de baño pequeño. En estos casos, cuanto más blanco, más amplio. Si este tono acaba por resultar un tanto uniforme y monótono, nunca está de más añadir pequeños y sutiles toques de color a través de elementos de la decoración. El diseño de la fotografía lo ha hecho a través del espejo, el taburete flexible de madera y la discreta planta en la encimera del lavabo. Está claro que el tamaño de los espacios no importa cuando se trata de sacar el máximo partido a su decoración.

Y para baños algo más grandes

Àtico en Oliva: Baños de estilo  de Vicente Barreres
Vicente Barreres

Àtico en Oliva

Vicente Barreres

Una vez más se han combinado la sutileza del color blanco con detalles en tonos neutros. Las intenciones de modificar la cantidad de luz y el tamaño del espacio poco a poco se van dejando de lado para dar la bienvenida a nuevas composiciones dedicadas al juego de texturas. La manera más sencilla de hacerlo es a través del revestimientos de paredes que en el diseño de la imagen está presente en la encimera del baño, y parte de los azulejos que cubren el suelo. Una alternativa que nos podemos permitir cuando contamos con un espacio más o menos aceptable en nuestro cuarto de baño.

Combinado con gresite

Es innegable que el uso del blanco en la decoración de cualquier espacio siempre consigue darles un aspecto impecable y hasta elegante. Pero también es evidente el efecto visual que produce cuando introducimos un segundo color. En esta ocasión, de los marrones neutros nos movemos a los mosaicos de color que nos ofrece el gresite. Y como la intención es aprovechar el efecto pureza del color blanco, lo ideal es escoger para el gresite otro tono que no despunte demasiado. De manera sutil y atractiva, los celestes son los responsables de aportar una dosis extra de frescura a la habitación. 

No importa el tamaño ni el estilo porque el blanco ¡combina con todo!
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!