Arquitectura y lugar: integración de la arquitectura con su entorno

Pedro Munoz Pedro Munoz
Google+
Loading admin actions …

Las viviendas y el paisaje han dejado de ser concepto estáticos y aislados. Ya no son elementos inamovibles colocados en un emplazamiento determinado, No hay que contemplarlas desde ese paradigma tan simple; ahora las viviendas interaccionan con el entorno. Se produce la animación de ambas figuras, que deriva en la comunicación entre las dos partes. Una comunicación que desemboca en la fusión entre arquitectura y lugar, haciendo gala de una gran capacidad de adaptación mutua. Se produce así un círculo de influencia mutua que se retroalimenta, en el que el entorno condiciona la estructura elegida, mientras que ésta se adapta al entorno y lo condiciona igualmente, dándole así una nueva identidad.

Unión plena

Ante nosotros tenemos un auténtico especimen de arquitectura y lugar. Este ha de hacer gala de una sutileza y discreción que lo llevarán a convertirse en un elemento más del ambiente. Su situación junto al estanque nos hace percibir la vivienda como un elemento que emerge de la tierra. Su tejado adopta los tonos verdes del entorno, lo que hace más difícil distinguirla. La flexibilidad de sus formas la dotan de una apariencia salvaje, como nacida en la propia naturaleza. Conseguimos así una fusión plena entre vivienda y entorno, donde el todo es más que la suma de las partes. 

La madera se fusiona con su origen

La madera se dispone de forma ordenada y elegante en la construcción que nos muestra esta imagen. Conforma una vivienda de formas rectas y sobrias que sin embargo adquiere calidez por el propio material del que está hecha. Emerge del bosque, recordándonos de dónde proviene. Lo hace, además, dejando claro que se trata de una forma avanzada con respecto a su entorno, que ahora se muestra como la forma primitiva de lo que la madera puede llegar a ser. La unión entre la madera, que supone el material principal de la casa, y su entorno, nos brinda un panorama que irradia armonía por doquier. 

Diálogo con el mar

Esta casa, obra de Carlos Ferrater, no deja lugar a dudas de que ha tenido en cuenta su propio entorno en su proceso de creación. La rectitud, simpleza y pureza de sus líneas, demarcadas por muros blancos y franqueadas por cristaleras de gran tamaño, buscan otorgarle un carácter transparente. Una cualidad que resulta imprescindible para su fusión con el entorno costero en el que se encuentra. La construcción protagoniza así un sutil diálogo con el mar, con el que forja una relación en la que se dan sentido mutuamente. 

Una auténtica morada

Como una madriguera surge esta construcción de la tierra. Su continuación con la superficie hace que no se conciba como algo separado, sino que tierra y estructura se han fusionado en una única creación. Ventanas que dan un margen a la tierra hasta que deciden aparecer, ganando así una mayor discreción. Se dota de una pequeña altura para no perder ese aspecto natural con el que consigue, sin duda, seducirnos a todos. 

Fusión con el agua

El agua es el elemento de la transparencia y de la frescura. Un elemento que necesitamos, al que nos entregamos sin titubeos cuando tenemos sed o precisamos asearnos. Por eso, las construcciones que interaccionan con el agua no han de ponerle impedimentos. Han de entregarse a ella, sin secretos, sin oscuridades. Éste es el caso de las casas que vemos a continuación, que optan por grandes cristaleras exteriores que dejan que el exterior entre al interior de nuestra vivienda. Consigue así configurar una creación que se encuentra a caballo entre lo acuático y lo terreste, siendo perfecta la simbiosis entre ambos elementos. 

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!