5 espacios para 5 cuentos de Cortázar

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Esta semana el mundo editorial se despertó con la triste noticia de que Aurora Bernárdez había muerto en París a la edad de los 94 años. Quizá para muchos ese nombre no le diga gran cosa, porque como muchas mujeres a lo largo de la historia, ella se mantuvo siempre a la sombra de un hombre, Julio Cortázar. Fue su primera mujer entre 1953 y 1967 y varias décadas después, tras la muerte de su segunda esposa, Aurora Bernárdez cuidó de él durante su enfermedad. A su muerte se convirtió en la heredera de todos sus derechos de autor y en su albacea literaria, sabiendo revitalizar la obra del genial autor argentino. 

Hoy queremos recordar algunos libros y cuentos de Cortázar, aquellos que Aurora Bernárdez supo colocar en su debido lugar tras la muerte del autor. Para ello, nos hemos lanzado a la búsqueda de espacios imposibles en los que bien podrían haber tenido lugar algunas de las escenas de sus historias más memorables. 

Rayuela

Vicalhome: Dormitorios de estilo escandinavo de Quino Prades
Quino Prades

Vicalhome

Quino Prades

Hablar de Cortázar es hacerlo de Rayuela y del personaje Horacio Oliveira que, primero en París y luego en Buenos Aires, nos descubre un alma atormentada inmersa en un panorama cultural que hoy calificaríamos de hipster pero que en realidad era pura cultura suburbana, underground literario y político durante el arranque de los sesenta. El París que uno imagina al leer esta novela está lleno de charcos y de puentes donde los amantes se encuentran sin buscarse. En Rayuela, París solo tiene casa abuhardilladas, habitaciones oscuras con libros desparramados por todas partes, mucho humo de tabaco y mucho alcohol. 

Nosotros, sin embargo, hemos querido elegir un escenario más luminoso. Como si al entrar la Maga en esta habitación abuhardillada todo, de repente, se hubiera iluminado. 

Los premios

Los premios es la primera novela publicada de Julio Cortázar y narra la extraordinaria y surrealista aventura que vive un grupo de personas a los que, gracias a un misterioso premio, les ha tocado un crucero. Pero compartir un espacio reducido con auténticos desconocidos se complica aún más cuando se prohíbe a los pasajeros, sin motivo aparente, ir a popa. Una especie de Gran Hermano versión literaria que nos lleva hasta las entrañas de un barco muy especial, el Malcom.  

Continuidad en los parques

Salones de estilo ecléctico de Adele-C
Adele-C

ZARINA

Adele-C

Sin duda uno de los cuentos más inquietantes y maravillosos de la literatura moderna. La novela arranca cuando su protagonista llega a casa después de haberse ocupado de algunos asuntos de negocios. En su cabeza solo tiene una cosa: la novela que acaba de empezar y a la que está totalmente enganchado. Cuando por fin termina de solucionar todos los asuntos pendientes, entra en su estudio, coloca su butaca verde de terciopelo de espaldas a la puerta para que nadie le moleste y continúa leyendo una novela de la que él es partícipe sin ni siquiera saberlo. 

Misteriosa, surrealista y magistral, Continuidad en los parques bien podría leerse en este sillón verde de terciopelo. Eso sí, mejor no ponerse de espaldas a la puerta. 

La autopista del sur

Garajes de estilo moderno de Tobias Link Lichtplanung
Tobias Link Lichtplanung

Private Garage and party room

Tobias Link Lichtplanung

Imagínate que un domingo, después de pasar fuera el fin de semana vuelves a tu casa y por la autopista del sur te encuentras un monumental atasco. Esta es la idea con la que arranca otro de los grandes cuentos de Julio Cortázar. Pero el atasco que se describe en La autopista del sur no durará un rato, ni siquiera unas horas. Un relato surrealista, irreverante y lleno de humor en el que conocemos a los protagonistas por el coche que conducen, o más que conducir, porque ahí no se mueve nadie, en el que acaban viviendo. 

La isla a mediodía

Marini trabaja en una línea aérea que cubre la ruta Roma-Teherán y en cada viaje, siempre al mediodía, observa una isla con forma de tortuga en la que sueña poder vivir, como si esa isla representara la felicidad. Pero la manera en que acaba alcanzando su deseada isla poco tendrá que ver con sus ensoñaciones. 

Es posible que si Marini hubiera trabajado en este elegante jet privado sus anhelos por alcanzar la isla no hubieran sido tan obsesivos, pero, ¿quién sabe? Todo es posible en el universo Cortázar. 

Si quieres seguir buscando escenarios de novela te invitamos a que leas el artículo Literatura y arquitectura: Casas de novela.

¿Con cuál de sus cuentos te quedarías?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!