¿Qué color elegimos para el sofá?

María Bausán María Bausán
Loading admin actions …

Es hora de comprar un sofá para el salón y surge la eterna pregunta ¿qué color elegimos para el sofá? Lo más sencillo es que acabes decidiéndote por los tres colores clásicos: negro, gris o beige. Estos colores son los más habituales por un buen motivo: no pasan de moda y por eso, cuando vamos a hacer una inversión tan grande, como la que supone comprar un sofá, nos decidimos por modelo que creemos que va a durarnos mucho tiempo, independientemente de las tendencias. 

Sin embargo, la paleta de colores para el sofá es mucho más amplia. Elegir un sofá con un color original y eléctrico le va a dar un aire muy distinto a tu salón y de alguna manera creará un ambiente más personal y singular. No hay duda de que un sofá de color se convertirá en la verdadera estrella del salón, puesto que atraerá todas las miradas. Pero siempre se corre el riesgo de acabar cansado en poco tiempo de tener un objeto tan grande y llamativo en el salón. Esto, lejos de ser un problema, puede suponer una ventaja, ya que retapizando el sofá le daremos otro carácter a la habitación, por lo que tendremos un salón nuevo por un coste muy bajo. 

Te decantes por un sofá clásico o por una opción más arriesgada, en homify te mostramos algunos sofás que quizá te ayuden a elegir el color más adecuado. 

Azul turquesa

En homify nos gustan los riesgos, por eso empezamos apostando por un sofá azul turquesa. Se trata de un color fresco, que transmite energía, alegría, pero también calma y serenidad. Es un color que nos recuerda a las piscinas veraniegas y que siempre hace sentir bien. Fíjate que en este ejemplo los cojines que inundan el sofá son del mismo tono que este, pero el contraste se consigue con la alfombra y la pared, en tonos grises. El celeste combina bien con grises, beiges e incluso marrones, así que no tengas miedo de colocarlo en una habitación con mucha madera: quedará genial. 

Por otro lado, si visualmente te resulta muy impactante puedes rebajar esa sensación colocando cojines de colores claros en vez de continuar con el mismo tono. 

Verde manzana

Seguimos con colores ácidos, aunque esta vez nos decantamos por un verde manzana. Se trata de un color alegre y muy moderno. Si nos decidimos por un sofá en este tono debemos tener en cuenta que este punto trasgresor solo es apto para salones modernos, de línea vanguardista y no para espacios de línea clásica. Lo mejor es que lo combinemos con colores crudos, aunque también queda genial con colores berenjena y granate. 

Rojo pasión

El rojo fue el primer color que desafío el status quo de los sofás. Eso a pesar de que no deja de ser un color arriesgado, agresivo y muy personal. Un sofá rojo jamás pasa desapercibido y tampoco lo pretende. Está en nuestro salón para atraer todas las miradas y enamorar a todos los visitantes. El rojo es un color perfecto para salones modernos y una decoración en la que el negro y el blanco serán los principales compañeros del rojo pasión. Una opción muy elegante y sofisticada, con un punto sexy y canalla que no nos dejará indiferente. 

Morado berenjena

La muestra de que un sofá de colores no es algo que solo los salones más modernos pueden permitirse está en esta foto. Aquí un sofá color berenjena ayuda a remarcar el ambiente clásico y elegante del salón. Mezclado con tonos grises y platas, así como crudos, el color morado es una opción muy señorial y apta para los que quieren una nota de color, pero evitan los tonos brillantes. 

Marrón tierra

Y de los colores más trasgresores a los clásicos: el color marrón es una opción muy apreciada, sobre todo cuando nos decantamos por un cómodo y elegante sofá de piel. Es un color que va siempre bien con el salón, sea cual sea la decoración, aunque tiene la desventaja de que a veces resulta un poco pesado visualmente. Lo mejor es combinarlo con tonos suaves, amarillos limón, turquesas, verdes…

Gris

El gris es otro tono que nunca pasa de moda. Es un color perfecto para interiores de estilo industrial, puesto que conecta visualmente con el metal. Además, este color combina con casi todo. No obstante puede ser sobrio en exceso, por lo que no está mal darle una chispa de color, como en este modelo de Cármenes, que nos ha llamado la atención por sus ángulos irregulares, pero sobre todo por esa pletina de acero pintada de rojo que, insertada en el armazón, acaba convirtiéndose en las originales patas de este sofá. 

Beige

Qué decir del beige… ¡es el color por excelencia de los sofás! Así que si te decantas por este tono original no vas a ser, aunque desde luego nunca vas a equivocarte: el beige pega con absolutamente todo y acepta cualquier color para combinar. Es perfecto tanto para los salones más clásicos como para los más modernos e ideal para las habitaciones más pequeñas y poco luminosas, ya que al tratarse de un color claro aumenta visualmente el espacio..

Negro

Poco se puede decir del negro que no sepamos. Es un color elegante, con clase y que combina bien con todo. Siempre es una buena opción cuando debemos decantarnos por un color para el sofá. Si lo acompañamos de una decoración clara, con colores crema o blancos para las paredes irá bien, pero en habitaciones oscuras hay que tener en cuenta que puede ser pesado visualmente y cargar un poco el espacio.

Blanco

Su principal y casi única pega es que atrae a las manchas como la miel a las abejas, pero salvo por ese pequeño detalle, que comparte con otros tonos como por ejemplo el beige, la elección del blanco es buena y acepta cualquier color. De hecho, a no ser que tu salón sea más minimalista que el de Mies Van de Rohe, aprovecha tu sofá blanco para poner cojines de colores brillantes. El efecto será alegre y luminoso.

Si quieres seguir viendo sofás, no te pierdas nuestro libro de ideas Muebles para el salón: sofás de diseño 

¿Qué color prefieres para el sofá?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!