Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

homify 360°: Alojamiento social en Bruselas

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

Hoy queremos compartir con vosotros un proyecto excepcional que ha sido llevado a cabo en la ciudad de Bruselas, Bélgica. En su denso centro urbano se ha integrado un complejo habitacional donde la calidad ha sido prioritaria. El estudio MDW Architecture, fundado en 2001 por Marie Moignot y Xavier de Wil, ganó en 2005 un concurso paneuropeo planteado para redefinir un sector de la ciudad anteriormente ocupado por fábricas de la empresa Savonnerie Heymans. Su experiencia en el mundo del diseño y la arquitectura y su preocupación por el medio ambiente dio forma a este proyecto sostenible de programa rico y, a su vez, complejo. 

El proyecto

El proyecto se desarrolla en una superficie de más de 6.500 metros cuadrados, que inicialmente estaba destinada como una industrial de Savonneire Heymans. Una enorme chimenea de ladrillo rojo, un almacén del siglo XIX, el esqueleto de un edificio modernista de los años cincuenta y hasta una casa del siglo XVII, que albergaba las oficinas administrativas, formaban parte de este gran complejo, que aunque no era patrimonio protegido, creaba un collage arquitectónico lleno de historia. El proyecto propuesto por MDW Architecture es variado y diverso como este contexto original: 42 viviendas de diversas tipologías, apartamentos, lofts urbanos, casas patios, que responden a las múltiples necesidades de la sociedad. Se trata de un ejemplo de microurbanismo, una pequeña ciudad dentro de la gran ciudad. 

Espacios de relación

Además de la variedad de tipologías, los arquitectos también crean espacios comunes que crean un sentido de comunidad, tanto para los propios residentes como para los visitantes. Aparece entonces una red de espacios exteriores intersticiales que ofrecen un ambiente verde y tranquilo. Se completa el conjunto con varios paquetes dotacionales, como una guardería para los niños del barrio, una cafetería y un parque 3D con varias zonas de vegetación y juegos. 

En la imagen podemos una de las fachadas, la de la calle Anderlecht. Este edificio, que alberga mayoritariamente apartamentos de reducidas dimensiones para parejas jóvenes o personas solteras, nos permite analizar el lenguaje arquitectónico empleado. Geometría y volumetría simple, donde superdices lisas de metal oscuro y vidrios translúcidos contrastan con elementos más naturales como la madera. En la planta baja también podemos observar que junto a la puerta que sirve de entrada principal aparecen vidrios de colores, en un gesto lúdico y, a su vez, elegante. 

El gran patio

De nuevo en el interior del complejo, podemos apreciar la calidad espacial de estos espacios intersticiales de los que os hablábamos antes. En esta imagen se muestra el corazón del proyecto: un gran patio urbano que años atrás era empleado como zona de carga y descarga de los camiones de las fábricas. El mobiliario de madera oscura aporta calidez a una escena de carácter frío. Se establece un juego formal y de materiales contemporáneo, creándose una escala doméstica en un espacio urbano. 

Los interiores

El proyecto presta especial atención a los espacios interioers, buscando crear una experiencia espacial cómoda e innovadora. La mayoría de apartamentos cuentan con una terraza bioclimática en doble altura, como podemos apreciar en la iamgen. Estos espacios al aire libre pueden cerrarse con paños de vidrio aislante, protegiendo a estas galerías del ruido y las temperaturas, pero permitiendo que las viviendas mantengan su conexión visual al exterior. El recubrimiento de madera oscura crea un ambiente muy acogedor. 

Hay que destacar también el uso de materiales naturales para mejorar las condiciones climáticas de las viviendas. De esta manera encontramos corchos expandidos y cáñamo como aislantes naturales ofreciendo unas condiciones interiores óptimas. Tanto es así que la vivienda tipo loft pertenece a la categoría de passivhaus

Reutilización del patrimonio

Otra característica que hace que este proyecto sea sostenible es su capacidad de reutilizar los edificios y las estructuras, cambiando su función. Aunque hemos aprendido a reciclar nuestros envases, objetos cotidianos e incluso nuestros muebles, a menudo nos olvidamos que la arquitectura también puede ser reciclada. Los inversores con ansias de ganar dinero prefieren derruir y construir de nuevo, lo que no solo implica un derroche de material y energía, sino también una pérdida de patrimonio construido, independientemente de su importancia histórica. 

En este innovador proyecto existen varios ejemplos de esto. La chimenea, por ejemplo, no es solo bella por su estética industrial, sino también constituye un punto de referencia para el proyecto y un símbolo del pasado. Del mismo modo, los arquitectos han reutilizado también la puerta de la casa del siglo XVIII como entrada para el estacionamiento: una intervención discreta y elegante. Por último, hay que destacar la decisión de mantener el esqueleto del almacén de los años 50 para construir un parque para toda la comunidad. Esto permite por un lado dotar al vecindario de un espacio abierto donde relacionarse y, por otro lado, ofrecer al mundo entero un vestigio de la arquitectura vernácula como si de un museo al aire libre se tratara. 

Si te ha gustado este libro de ideas y estás interesado en más proyectos como este, te recomendamos que vistes estos: 

homify 360°: 26 casas patio sociales y bioclimáticas

Espacios en la gran ciudad: bienestar y modernidad fundidos en el tiempo

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!