Cerramiento de terrazas: diseños para este otoño

Belén F. Escribano Belén F. Escribano
Loading admin actions …

En toda casa, y más en las de campo, hay dos zonas que deben ser particularmente atendidas sobre todo para cuando recibamos a nuestros invitados: por una parte el salón, obviamente, porque ahí es donde se ve la elegancia o la carencia de la misma que se tiene. 

Por otra parte, está el objeto que es análisis de estudio del este artículo: la terraza. Y claro, las terrazas tienen un pequeño problema con respecto a los salones: se mojan cuando llueve. Por eso hay que recurrir a recubrirlas y convertirlas en terrazas cubiertas. Pero no es fácil, no, hay que saber bien cómo cerrarlas para que sea impermeable y además siga siendo bonita.

Lo que importa es la luz

Aquí tenemos otro ejemplo de terraza en tamaño gigante, se nota porque la pared lateral se ha partido en dos justamente para techar una parte. El suelo es de falsa madera, que es muy fresquito en verano y más sólido que el parqué, y al mismo tiempo no se estropea con la humedad. La iluminación es fundamental, como se puede ver en esta foto que además es de noche. Que la pared del salón adyacente sea un ventanal ayuda a que nunca falte luz ni dentro ni fuera.

La levedad de las varas de madera

Otro modelo podría ser este, con un recubrimiento más adaptado a las necesidades del hogar. Como es una casa de verano no es tan susceptible a lluvias, y lo que prima es que dé sombra y deje escapar el calor. Así que lo que prima es un material fresco, ligero y que no retenga las altas temperaturas. Por eso escogemos esta malla de varas, fresca y adaptada a las casas de verano y playa. Además, como todo en la terraza está hecho de madera es un material que no rompe con la estética. Y las vistas… de las vistas no se pierde ni un ápice.

Arcos de piedra bajo la madera

Esta es un buen ejemplo de lo que hablamos. Los arcos de madera enmarcan con mucha clase las vistas al exterior. La lluvia solo mojaría una pequeña parte cercana a la cornisa en caso de lluvia, y únicamente si el viento la empuja adentro. ¿Y cómo arreglamos esto? Fácil, colocando una cristalera. Si podemos hacer que se abra, y mejor de forma corredera, arreglaremos a la vez los problemas de la lluvia y la ventilación o el calor veraniego. El techo está recubierto con madera oscura, lo que ayuda tanto a conservar el calor en invierno (el aire caliente sube) como a mantener el fresco en verano.

La versatilidad de la madera

Curvytile Cotto Clay  26,5x26,5: Terrazas de estilo  de Equipe Ceramicas
Equipe Ceramicas

Curvytile Cotto Clay 26,5x26,5

Equipe Ceramicas

Las terrazas en la montaña siempre son sinónimos de panorámicas de ensueño, así que cuanto menos tapemos la visibilidad mejor. Las vigas que mantengan el tejado deben estar bien separadas. El color blanco relaja y hace juego con la tapicería de sofás y cojines, como podemos ver. Además, el techo es de vigas de madera vista y barnizada en claro, que unido a que los muebles están hechos del mismo material e incluso reciclando viejas cajas y cestos dan un ambiente natural, como de apego a la naturaleza.

Vida en la pared

Podemos decir no obstante que esto es una terraza de interior. Solo hay una pared abierta, la frontal, con lo que más que una terraza aquí podemos hablar de un porche, igualmente efectivo. El elemento vital de este espacio es la luz, pero hemos aportado un extra al fondo que nos va a dar más vida: la pared de madera vista con plantas. La terraza, con ese caudal luminoso, es el sitio idóneo para que la vida vegetal se abra paso. Otra buena opción es que esa misma pared se recubra con hiedras y se cree un tabique completamente verde.

Terrazas gigantes

Si se tiene espacio suficiente y tamaño de sobra, techar la terraza puede servirnos para apaciguar las altas temperaturas. Mirando a la piscina y con ventiladores de techo, es obvio que esta terraza está preparada para utilizarse en verano, para tomar un café o un refresco entre que sales y entras de un baño. Y por la noche es un grandioso lugar para relajarse con los amigos, daiquiri en mano, y dejar que el tiempo fluya sin que nos demos cuenta.

Jungla bajo el cristal

Cerrado con cristal en el techo para ver el cielo y la lluvia sin mojarse, la pared frente a la puerta es una pequeña selva. Que las plantas son vida es indiscutible, así que vamos a darle toda la vida posible a la terraza. Sentarse a la sombra de estas plantas después de haber estado todo el día trabajando es un placer. Y si os gusta ver tronar y llover las horas pueden pasar muertas mirando hacia el firmamento, igual que si tenemos la suerte de pillar una noche estrellada.

Panorámica desde el sofá

Otro ejemplo claro de lo bien que le va la madera vista a cualquier terraza. El color oscuro aquí refuerza la imagen de elegancia. El sofá curvo es otro gran acierto, no solo por lo original sino también porque permite que todos puedan disfrutar del exterior. La pantalla enrollable que hay en la entrada de la terraza protege a la misma de la arena de la playa en días de viento, de la lluvia en días de ídem y del frío en los días menos cálidos. Para conservar esa magnífica fotografía se ha optado por tapar lo menos posible el frontón y por eso las vigas que soportan el techado están bastante separadas.

El gran invento: la pérgola

Gimnasio de Cristal Lumon y techo movible de cristal, Terraza con pergola de madera en casa del centro de Cadiz: Terrazas de estilo  de Architect Hugo Castro  - HC Estudio  Arquitectura y Decoración
Architect Hugo Castro  – HC Estudio  Arquitectura y Decoración

Gimnasio de Cristal Lumon y techo movible de cristal, Terraza con pergola de madera en casa del centro de Cadiz

Architect Hugo Castro - HC Estudio Arquitectura y Decoración

Un elemento del que no habíamos hablado hasta ahora es la pérgola. Algo tan sencillo como tapar una zona de terraza con cuatro vigas y una tela. Simple y efectivo, hemos convertido un espacio desamparado en el sitio donde haremos las barbacoas en cumpleaños y fiestas estivales de guardar. Con adornar un poco los laterales de la mesa y las sillas con unas plantas ya damos el punto clásico, casi ibicenco. El suelo puede ser tanto de baldosa como en la foto como la propia tierra y pisar el césped, queda igual de bien.

Hasta donde abarca la vista

Por último, otra terraza interior. Bien podría tomarse como un salón con un gran ventanal, pero ahí está, pegada a ras de hierba facilitando una imagen a tamaño colosal de todo lo que nos rodea. Como los colores vienen de fuera, los tonos neutros son los que priman a la hora de vestir la terraza. En resumen, las terrazas cubiertas son el invento ideal para todos aquellos a los que les guste disfrutar de una tormenta, de la lluvia y del exterior mientras se lee, escribe o se está con los amigos, y todo de una vez.

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!