Cocinas de estilo rústico de Liliana Zenaro Interiores

Cocinas rústicas – 8 diseños que necesitas ver

José Manuel Peñalver Romero José Manuel Peñalver Romero
Loading admin actions …

Antiguamente las cocinas eran la parte de la casa destinada exclusivamente a la preparación de las comidas y a las que sólo se entraba para sentarse a la mesa a la hora de comer y de cenar. Por supuesto, eran otros tiempos en los que primaba más la funcionalidad del espacio, sin prestar atención a los detalles decorativos o diseños innovadores.

En la actualidad, la cocina ha adquirido una nueva dimensión. Además de ser el lugar donde se prepara la comida, es un punto de encuentro y reunión familiar e incluso un espacio con posibilidades de desarrollar una actividad profesional concreta, lo que hace que se cuide aún más su diseño, su decoración y su distribución.

Ahora bien, si quieres acercar al presente ese aroma de antaño de las viejas cocinas rústicas pero con un toque mucho más actual, recréate viendo este artículo de hoy:  te presentamos 8 maravillosas cocinas rústicas que bajo ningún concepto puedes perderte. 

1. Lo antiguo sobrevive: recurre al DIY o a la estética vintage

Las cocinas rústicas suelen hacer algún homenaje al pasado, a veces, con la incorporación de elementos que han sido parte de la historia o la casa o del estilo de vida de nuestros antepasados. Lo familiar aparece a través de accesorios antiguos y artefactos que tuvieron su protagonismo y supieron vestir las cocinas de antaño. Un horno a leña puede ser un excelente complemento en este sentido, así como cualquier pequeño elemento decorativo que puedes incluso restaurar por ti mismo. 

Desde que la moda del DIY y la estética vintage llegaron a nuestras vidas, las cocinas rústicas han encontrado un auténtico filón. Puedes recurrir a muebles que hasta ahora solo cogían polvo en el trastero o en la casa del pueblo de tus padres o abuelos, y darles una nueva vida: una mano de pintura, una capa de barniz e incluso mantenerlos tal cual si están en buen estado. Decoración con historia para tu cocina rústica sin apenas gastar un euro.

2. Precioso ladrillo visto

Los elementos más característicos de una cocina rústica son la piedra y la madera. Y especialmente el ladrillo visto, que permite una combinación con cualquier otro material aportando una estética muy característica y peculiar, cálida y acogedora a la vez. El ladrillo tiene también como característica esencial una amplitud visual que añade más espacio.

Y es que hace ya tiempo que dejó de ser un material de pura construcción para pisar fuerte en decoración de interiores. Tanto es así que, si no puedes crear una cocina de ladrillo visto real pero te mueres de ganas, tienes a tu disposición diferentes opciones para imitarlo: paneles de poliuretano y resinas sintéticas, plaquetas cerámicas y hasta papeles pintados si buscas lo más sencillo y económico posible. 

3. Gana amplitud con pequeños trucos

Una cocina rústica que se precie de serlo debe despertar ese aroma a hogar antiguo, de la casa de los abuelos, que tanto nos gusta y añoramos a veces.

La idea de colgar ollas, cacerolas o algunos utensilios nos habla de un interior que siempre está preparado para ser habitado y disfrutado, además de ser un extra realmente funcional que nos permite liberar muebles y cajones de estos pesados elementos. Y si además los accesorios que colgamos son de cobre, mejor todavía porque recrean ese ambiente antiguo tan tradicional.

4. Madera y más madera

Cuando hablamos de una cocina de estilo rústico, la madera tiene que estar presente. Es natural, cálida y acogedora. Ningún otro material nos habla de tradición como la madera. Puede aparecer en diferentes texturas y tonalidades, respetando sus vetas naturales o dándole alguna pátina avejentada que le sume un toque vintage tan actual.

Eso sí, mantener una cocina de madera natural requiere cierto trabajo y cuidados. Limpiarla con productos específicos para madera es fundamental, ya que si lo hacemos con otros más abrasivos le quitaremos el lacado y la estropearemos. Además se deben secar los muebles una vez los hemos limpiado para evitar una humedad que acabe hinchándolos y dañándolos.

5. Un toque actual con paredes de pizarra

Cocinas de estilo rústico de Ferraro Habitat

Las paredes de pizarra se llevan muy bien con el estilo rústico de las cocinas actuales. Se abre un gran abanico de tonalidades atrevidas que combinan perfectamente con la simpleza de materiales como la madera, la piedra y el ladrillo y además rejuvenecen el ambiente haciéndolo más dinámico y original.

Además, van más allá de lo meramente estético, ya que sirven para cosas tan funcionales como hacer la lista de la compra, apuntar recordatorios o cosas que hacen falta y ¿por qué no? ¡dejar que los niños dibujen! Basta con un paño húmedo para limpiarla y dejarla como nueva, además de ser de fácil instalación si nos decidimos por placas predeterminadas en vez de a medida.

6. El mimbre, otro elemento con mucha tradición pero delicado

Un componente que no puede faltar en una cocina rústica es el mimbre. Esta fibra natural aporta un toque campestre que es parte de la calidez que necesita esta ambientación. Canastos, sillones o cajoneras fabricado con este delicado material incorporan una textura única y tradicional.

Para que luzcan siempre perfectos hemos de tener en cuenta una serie de factores y cuidados. El primero es protegerlos de la humedad dándoles por ejemplo una capa de cera. Para limpiar el polvo diario bastará con pasarles una aspiradora de mano o bien un pequeño cepillo con cerdas suaves. Y para una limpieza más en profundidad usa un paño de algodón empapado en agua tibia, después sécalo bien ¡y listo! 

PD: un truco más… para hidratarlo échale un poquito de jugo de limón. Así evitarás que se cuartee.

7. Las encimeras también juegan un papel fundamental

Bajo comercial convertido en loft (Terrassa): Cocinas de estilo rústico de Egue y Seta
Egue y Seta

Bajo comercial convertido en loft (Terrassa)

Egue y Seta

Las encimeras y mesas de trabajo son un elemento imprescindible en toda cocina, pero en el caso de las cocinas rústicas, es necesaria además una fuerte presencia. La madera puede ser uno de los elegidos porque tiene esa carga natural que es muy peculiar. Por otro lado, la piedra o el granito son igualmente atractivos por la naturaleza pura y simple de sus superficies.

Ten en cuenta que las encimeras son lo más utilizado de la cocina, por lo que debes apostar por materiales resistentes si vas a usarla a diario. Puedes ir a por algo más delicado si la cocina es algo menor en tu casa.

8. La luz natural, un ingrediente imprescindible

La iluminación natural juega un papel vital en la ambientación de las cocinas rústicas. Dejar que la luz penetre e ilumine los materiales, las texturas y las formas le dará aún más vida a un espacio con un encanto singular. 

Por ello es importante tener en cuenta las cortinas, es decir, su presencia o ausencia en este espacio. En las cocinas rústicas suele haber cortinas, pero nuestra recomendación es que uses algunas que no sean muy toscas y dejen pasar la luz. Una opción tradicional serían los visillos, livianos y translúcidos. Y otra más moderna serían los paneles japoneses o las lamas. ¿Un punto intermedio? Un estor que sea lavable con un paño húmedo: funcional y bonito.

Aquí no termina nuestra propuesta para cocinas rústicas. Entra en este otro enlace y descubre nuevas sorpresas.

¿Te gusta lo rústico? 
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!