Decoraciones románticas, clásicas, señoriales, orientales, íntimas… todas ellas se prestan a incluir  como elemento significativo algunas esculturas, pero eso sí, elige bien la calidad y la terminación para crear el ambiente estético perfecto. Trata de no poner esculturas de cemento con malas definiciones y acabados groseros. 

Las esculturas clásicas se pueden ubicar entre los setos y árboles, sobre pedestales o al nivel de suelo, junto a piscinas o estanques artificiales, en escaleras o rincones. En cualquier espacio anunciándose de lejos o sorprendiendonos al pasar  se puede esconder la escultura de algún dios amable, o junto al un banco de lectura bajo la sombra de un llorón derramándose sobre la estatua de Apolo o de Venus. Al proyectar un jardín siempre expresamos algo recóndito y bello de nosotros mismos.

Fotos similares
Comentarios

Solicita Cotización

Url de E-Mail inválido
Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.