Expressio café gastronomía de estilo clásico de rubén couso clásico | homify
< >
Expressio Café Gastronomía de estilo clásico de Rubén Couso Clásico
< >
Expressio Café Gastronomía de estilo clásico de Rubén Couso Clásico
< >
Expressio Café Gastronomía de estilo clásico de Rubén Couso Clásico

Un restaurante ubicado en el exclusivo barrio madrileño de Los

Jerónimos al que han dotado de una estética inspirada en los años veinte

alemanes. Tras un exhaustivo estudio de la personalidad del cliente y

de su plan de negocio, el proyecto ofrece una adaptación moderna del

expresionismo alemán de principios del siglo XX, representado por

autores como Ernst Ludwig Kirchner, Otto Mueller o Max Beckmann.

Expressio Café está situado justo detrás del Museo Nacional del Prado y en la misma calle de acceso al Jardín Botánico y el Parque del Retiro.

Al estilo de los bistrós franceses, la cocina permanece abierta todo el

día para acompañar a los vinos seleccionados, cervezas de calidad o

cafés aromáticos. Se trata de un espacio pensado para la relajación, la

degustación y la conversación, eliminando cualquier molestia, ruido y

estrés asociados a la rutina diaria de una ciudad como Madrid. Además,

escapa de la moda actual hacia lo vintage, la estética neoyorquina o lo

hípster.

Es un espacio que quiere, por sí mismo, convertirse en vintage con el paso de los años

Entre las características técnicas, destaca el sistema de aire

acondicionado, con dos máquinas que dispersan la impulsión de aire

enfriado de manera homogénea; la iluminación, diseñada para que pueda

ser modificada en función de la época del año; el aire interior renovado

continuamente; y el sistema de calefacción con radiadores de hierro,

sin puntos de excesivo calor o molestos para los clientes.

Aunque se trata de un espacio diáfano, el local está dividido en cinco “momentos”:

El Café. Pensado para degustar café y repostería,

en compañía de compañeros de trabajo y en torno a una gran mesa de

madera, bajo una imponente lámpara que recuerda al Art-Decó. Durante la

mañana, y con la entrada de la luz natural por la puerta, el espacio se

hace vívido, reconfortante y energizante; durante la tarde o noche, con

iluminación artificial, se convierte en un rincón íntimo, recogido y con

cierto carácter propio de la trastienda.

El Té. Sin perder de vista la calle, las mesas

para disfrutar de una buena taza de té son redondas y amplias. La luz

incide directamente sobre ellas, por lo que en invierno es un buen

espacio para templarse al calor del sol y de la calefacción, mientras

que en verano se encuentra al amparo de los toldos y de la perfecta

instalación de aire acondicionado.

El Brunch. Para esta combinación de desayuno y

almuerzo, importada de Europa, se disponen cinco mesas cerca de la barra

y con iluminación más ambiental que escenográfica, donde poder

disfrutar de los platos a cualquier hora del día en óptimas condiciones.

El Lounge. Es la zona más recogida y tranquila del

local. Un rincón presidido por una cómoda bancada roja que invita tanto

a la degustación gastronómica como a la charla o la conversación entre

comensales. Aquí se muestran las obras pictóricas que inspiraron la

estética del local.

La Barra. Es la zona de espera y también del café

rápido, de tertulia, del derecho a soledad, donde se inician o continúan

relaciones personales.

Color: Multicolor
Fotos similares
Comentarios