522 Cortinas, persianas y estores

Área geográfica

Cubrir las ventanas no es solo una cuestión de estética, también de funcionalidad. Las persianas ayudan a mejorar el aislamiento de la casa, tanto en invierno como en verano, protegen del sol y permiten mantener los espacios oscuros. Las cortinas cubren las ventanas y aunque no son aislantes, sirven también de elemento decorativo, puesto que visten las habitaciones. Por eso, la variedad de productos textiles para cubrir y vestir las ventanas es tan amplio: 

- Cortinas tradicionales: Válidas para cualquier interior, eso sí, antes de decidirte debes encontrar tejido y estampado que vaya acorde con tu gusto y con el estilo de la habitación. En cuanto a tejidos dos cosas son importantes: que sean fácilmente lavables, y la cantidad de luz que queremos que dejen pasar. 

- Visillos: Mucho más finos que las anteriores, los visillos dejan pasar la luz, pero permiten un poco de intimidad y nos ponen a salvo de las miradas indiscretas a través de la ventana. 

- Estores, o cortinas verticales: En lugar de ir de lado a lado se corren de abajo a arriba. Más modernas y menos solemnes que las corintas tradicionales son perfectas para puertas de acceso a terrazas o patios interiores.

- Persianas venecianas: Son, al igual que sus homólogos verticales, una solución asequible para evitar los ojos y la luz del sol. Por lo general son de aluminio, pero también se pueden encontrar modelos de madera o de plástico.

- Persianas comunes: aunque antes eran de madera, hoy en día cada vez es más fácil encontrarlas en plástico PVC o aluminio.