Ventanas: Diseños, decoración e instalación

  1. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  2. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

Aparte de una abertura en un muro o una pared, una ventana es la conexión del interior con el exterior, la bomba de escape hacia otros paisajes, una salida o una entrada, una escapada, el lugar secreto para una declaración de amor, o el rincón de las ensoñaciones. Una ventana nos conecta y nos libera y puede llegar a ser el elemento protagonista de un espacio. Pero también de una novela, de un cuento, de un largometraje. No la subestimes. La ventana tiene mucho que ofrecer.

Tipos de ventanas

Las ventanas pueden clasificarse según muchos criterios. Los más comunes son:

Según el material del marco de la ventana o perfilería, las ventanas pueden ser de madera, aluminio o PVC (los materiales más demandados). Las ventanas de madera son ideales para viviendas con un estilo rústico. Es un material natural muy aislante, pero se deteriora fácilmente ante la exposición solar, por lo que requiere de un buen mantenimiento. Las de PVC han evolucionado mucho en los últimos tiempos, funcionan muy bien ante el aislamiento acústico y además, ofrecen una gran variedad de colores. Las de aluminio son las más comunes por ser las más resistentes ante las inclemencias del tiempo, las que menos mantenimiento requieren y las que ofrecen un mayor aislamiento térmico, además de una amplia gama de diseños y colores.

Según la forma de apertura podemos hablar de ventanas practicables o abatibles; batientes; oscilobatientes; correderas; osciloparalelas; pivotantes; plegables; de guillotina; y fijas. Las últimas son las que no pueden abrirse y consisten en un cristal fijo que se colocan generalmente entre habitaciones interiores. Las demás dependen del eje de giro. Para elegir un tipo de apertura u otro, ten en cuenta el espacio que te queda en la habitación al abrir la ventana y qué ambiente quieres crear al otro lado. Por ejemplo, si tienes poco espacio, lo ideal en un dormitorio es poner ventanas correderas, pero si tienes algo más, quizás quieras poner las oscilobatientes, que permiten abrir el hueco al 100% o también dejar una ranura superior cuando quieres ventilar en invierno. En pequeños balcones interesa a veces colocar ventanas plegables para no desaprovechar el espacio interior o el exterior; y en viviendas de estilo industrial puedes pensar en colocar una ventana de guillotina entre la cocina y el comedor, creando de esta forma una especie de bar en tu propia casa.

Ventanas excepcionales. Cada país, debido a las costumbres y sobre todo, a la climatología, tiene un tipo de ventana característica. Por ejemplo, las ventanas venecianas, que son aquellas que presentan contraventanas, generalmente de madera y de colores, como protector ante el soleamiento. Las ventanas de papel de arroz, usadas en China y Japón, que usan este material por su gran resistencia a los cambios climáticos. El papel de arroz se usa no solo con fines artísticos sino también constructivos y de diseño en ventanas, persianas, lámparas e incluso ropa. Las ventanas francesas son aquellas ventanas en guillotina o correderas que presentan una retícula, generalmente blanca, hecha con la perfilería.

¿Cuánto tiempo se tarda para instalar un ventana?

Antes de colocar una ventana tienes que tener en cuenta varios aspectos:

Primero, si la vieja ventana puede ser reparada o es mejor sustituirla por completo. Por otro, qué requerimientos le pides a la nueva ventana (alto aislamiento térmico para reducir los costes de climatización, alto aislamiento acústico, qué nivel de seguridad pides a los cristales..). Después, el tipo de cierre, según lo que hemos comentado en el punto anterior. Y por último, la estética que vas buscando: una ventana de estilo rústico, algo más moderno y colorido, una ventana fuerte y duradera de estilo industrial etc.

Después de estas decisiones ha llegado el momento de encargar la ventana a un proveedor según el estilo y las medidas necesarias, proceso que puede durar entre 3 o 4 semanas hasta que la tengas. Y por último, la instalación, que requiere de un personal cualificado que encaje bien el marco en la pared o muro, proteja conscientemente el cristal durante el montaje para evitar daños, y deje un buen acabado en las paredes.

Accesorios para las ventanas

Con accesorios para las ventanas nos referimos sobre todo a las cortinas que las tapan, a los estores, a las contraventanas e incluso a los toldos. Cualquier protección solar tanto interior como exterior. Cada país tiene sus modas y sus hábitos. Si te fijas, en España somos mucho de cortinas, mientras que en los países nórdicos tienen menos miedo a perder la intimidad y prefieren sentirse vinculados al exterior, casi gritando al mundo que no tienen nada que ocultar. Otros complementos pueden ser los accesorios que decoran nuestros alféizares, que a veces están en el exterior (si tenemos persianas), o en el interior, si no las tenemos. En este último caso, el alféizar puede usarse para colocar macetas, velas o incluso cojines creando así un acogedor banco.

¿Qué es mejor para mi ventana: cortina, estor o persiana?

Pues como siempre, dependerá de las características de la habitación, pero también de la ubicación de tu casa y de la forma de la construcción. La protección solar en España es un factor muy importante si pensamos en ahorrar gastos energéticos por climatización. Hay que tener en cuenta que el durante el verano, el uso del aire acondicionado es el responsable del aumento en un 11% del consumo eléctrico nacional. Lo que se resume en unos 30 euros extra en la factura de la luz para un piso con dos aparatos. Por eso es necesario buscar ayudas que reduzcan la incidencia del sol, reduciendo de esta forma el consumo de energía. 

Buscamos con los protectores que el sol no toque directamente la ventana, que es el hueco por donde donde entra el calor. Para ello hay estrategias de diseño como los voladizos o el retranqueo de la propia ventana. Como complementos protectores existen dos grupos entre los que elegir: los protectores exteriores, como los toldos o las persianas, y los interiores como los estores o las cortinas. Los primeros son mejores porque evitan que el sol incida de manera directa en el cristal. Los segundos son ideales en invierno porque evitan que el calor salga de la casa.

También has de pensar en el tamaño de tu habitación. Si es pequeña es mejor poner cortinas cortas y ligeras. Si es de mayor tamaño puedes optar por cortinas que ocupen todo el alto de la habitación. Además, piensa que las cortinas en verano suelen ser opacas para evitar que entre el sol, y en invierno buscamos todo lo contrario, queremos que entre toda la luz posible, pero sin prescindir de cierta privacidad.

Mantenimiento e instalación de ventanas

Según el tipo de ventana que sea así requerirá un mantenimiento u otro. Como dijimos al principio, las ventanas de madera requieren de más cuidados que las de PVC o de aluminio. Además de la perfilería, debes prestar atención cada cierto tiempo al estado de los cristales y de las juntas entre el marco y la pared. También limpiar los cristales de manera constante y reparar de inmediato pequeños desperfectos que pueda tener el cristal. Y para todo esto, no olvides contactar con alguno de los expertos en ventanas que encontrarás en el catálogo de homify.