Tejados a dos aguas: Ideas, diseños, y construcción

  1. Cenador de madera a dos aguas con teja ceramica: Tejados a dos aguas de estilo  de Exteriores De Madera
  2. Tejados a dos aguas en la planta superior hacia el jardín: Tejados a dos aguas de estilo  de Alejandro Giménez Architects
  3. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  4. PALACIO SOFRAGA, Ávila: Tejados a dos aguas de estilo  de APRO CONSTRUCTION MANAGEMENT S.L.
  5. REHABILITACION DE CASA RURAL: Tejados a dos aguas de estilo  de P. CAMP RODERO SL
    Ad
  6. Reforma de Atico en Pamplona: Tejados a dos aguas de estilo  de TALLER VERTICAL Arquitectura + Interiorismo
  7. Reforma de Atico en Pamplona: Tejados a dos aguas de estilo  de TALLER VERTICAL Arquitectura + Interiorismo
  8. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  9. Tejados a dos aguas de estilo  de Möhring Architekten
  10. Tejados a dos aguas de estilo  de Maisy Melo Arquitetura e Urbanismo
    Ad
  11. Tejados a dos aguas de estilo  de Bima Progetti
  12. Tejados a dos aguas de estilo  de Dartora Esquadrias Metálicas
  13. Tejados a dos aguas de estilo  de Dachdeckermeisterbetrieb Dirk Lange
  14. Tejados a dos aguas de estilo  de 詮鴻國際住宅股份有限公司
    Ad
  15. Tejados a dos aguas de estilo  de House Renovation London Ltd
  16. Tejados a dos aguas de estilo  de Plano Humano Arquitectos
    Ad
  17. Tejados a dos aguas de estilo  de Patagonia Log Homes
    Ad
  18. Tejados a dos aguas de estilo  de MODE KARYA
  19. Tejados a dos aguas de estilo  de ENGIMULTI
    Ad
  20. Tejados a dos aguas de estilo  de ENGIMULTI
    Ad
  21. Tejados a dos aguas de estilo  de ENGIMULTI
    Ad
  22. Tejados a dos aguas de estilo  de Dachdeckermeisterbetrieb Dirk Lange
  23. Tejados a dos aguas de estilo  de Dachdeckermeisterbetrieb Dirk Lange
  24. Tejados a dos aguas de estilo  de Dachdeckermeisterbetrieb Dirk Lange
  25. Tejados a dos aguas de estilo  de Avantecture GmbH
  26. Tejados a dos aguas de estilo  de Dachdeckermeisterbetrieb Dirk Lange
  27. Tejados a dos aguas de estilo  de Dachdeckermeisterbetrieb Dirk Lange
  28. Tejados a dos aguas de estilo  de Dachdeckermeisterbetrieb Dirk Lange
  29. Tejados a dos aguas de estilo  de Dachdeckermeisterbetrieb Dirk Lange
  30. Tejados a dos aguas de estilo  de Dachdeckermeisterbetrieb Dirk Lange
  31. Tejados a dos aguas de estilo  de studio arch sara baggio
  32. Tejados a dos aguas de estilo  de Estudio Schwartz Arquitectura
    Ad
  33. Tejados a dos aguas de estilo  de Estudio Schwartz Arquitectura
    Ad

¿Qué es un tejado a dos aguas?

Dice la sabiduría popular que no es bueno empezar la casa por el tejado pero lo cierto es que, este elemento arquitectónico, tiene mucho que decir en cualquier construcción. Los tejados a dos aguas son todo un clásico en los países en los que la lluvia o la nieve son algo frecuente en los meses en los que los mercurios no dan tregua. Se componen de dos faldones o planos inclinados que se unen, generalmente, en el centro. Es precisamente esa pendiente lo que permite aliviar los efectos del clima y su impacto sobre la vivienda.

Lo más común es que la inclinación de estos tejados esté por encima del 10%, una pendiente que favorece la evacuación de las aguas trasladando, además, una estética muy característica.

Diseños de tejados a dos aguas

Aunque su aspecto es de sobra conocido, los tejados a dos aguas presentan diferentes diseños con algunas singularidades. Entre los más habituales encontramos:

- Tejado a dos aguas tradicional: Es el más común y está formado por dos superficies inclinadas unidas en el centro. La pendiente guarda relación con el clima donde se ubique la vivienda, siendo mayor cuanto peor son las condiciones climatológicas en lo que a lluvia y nieve se refiere.

- De caja: Suman al diseño tradicional del tejado a dos aguas un plano triangular en cada extremo de modo que, el efecto visual generado, es similar al de una caja.

- Frontón: Los frontones a dos aguas suelen incluirse como parte del diseño de la fachada en casas de inspiración colonial. La adhesión de este tipo de estructuras crea una especie de porche cubierto que ocupa el espacio reservado a la entrada principal.

- Tejado a dos aguas en cruz: Es una variante que puede apreciarse en construcciones con varias alas. Se trata pues de la unión de varias secciones de una misma vivienda en las que sus cubiertas son a dos aguas.

- Tejado a dos aguas con un faldón adicional: Este sistema híbrido incluye, en uno de los faldones, un plano más que sirve como cubierta para una extensión de la construcción.

- Tejado holandés: Es una mezcla de este tipo de soluciones y los tejados a cuatro aguas. El primero, corona la vivienda, generalmente, como cubierta del desván o buhardilla.

Materiales más demandados

Otra de las cuestiones a considerar a la hora de construir un tejado a dos aguas es la elección de los materiales. La estructura sobre la que se asentará la cubierta suele hacerse en madera u hormigón, siendo el presupuesto un factor de peso a la hora de elegir el revestimiento en cuestión. Llegados a este punto, los más populares, con sus ventajas e inconvenientes, son:

- Tejas de arcilla o cemento: Son resistentes y de gran durabilidad aunque el peso de las mismas implica una mayor solidez de la estructura que las soporta.

- Metal: De fácil instalación, este tipo de cubiertas favorece el ahorro energético y, al igual que las anteriores, son duraderas. No obstante, tienen un coste mayor que el de otros materiales y son susceptibles al ruido de la lluvia o el impacto de los elementos naturales.

- Tejas de asfalto: Una alternativa económica y fácil de colocar aunque, estos tejados a dos aguas no resultan estéticamente muy atractivos, además de que no son grandes garantes del ahorro energético o protectores del medio ambiente.

- Madera: Si hay un material que resulte altamente seductor a la vista ese es la madera. Sin embargo, también ofrece algunos inconvenientes como su elevado coste o el mantenimiento constante que requiere.

La instalación de un tejado a dos aguas

¿Tienes tiempo y ganas? Entonces tal vez estés decidido a instalar tu propio tejado a dos aguas. Si es así, hay algunas consideraciones básicas que debes tener en cuenta y que ayudarán a que el resultado sea el esperado. Lo primero que has de saber es que, este tipo de cubiertas (como la mayoría), disponen de una estructura que las soporta así como un aislamiento térmico y un acabado final que viene determinado por los materiales elegidos.

A la hora de llevar a cabo la instalación habrás de determinar la superficie a cubrir y otros aspectos como la altura o inclinación del techo.  Dotar a la estructura que soportará la cubierta de una rigidez y seguridad adecuadas es fundamental para una correcta colocación de tu tejado a dos aguas. Deberás medir y colocar los elementos que hagan las veces de base así como impermeabilizar correctamente la estructura para, una vez hayas concluido, proceder a instalar los revestimientos correspondientes.

A simple vista, no parece muy complicado pero recuerda que, sin los conocimientos apropiados, la tarea puede resultar abrumadora. Si no estás muy convencido o tienes dudas, lo mejor es contar con un asesoramiento profesional apropiado para disfrutar de los resultados desde el primer día.

Tejados a dos aguas vs. tejados a cuatro aguas

El mercado actual ofrece diversas soluciones a la hora de instalar la cubierta más apropiada para cada construcción. En este capítulo, tejados a dos aguas y a cuatro aguas comparten ciertas similitudes aunque cada uno de ellos ofrece ventajas e inconvenientes. Estos últimos son una variante que suma dos faldones más a los primeros.

Entre las virtudes de los tejados a dos aguas, podemos mencionar su atractivo coste y fácil instalación así como el hecho de estar especialmente indicados para lugares de climas lluviosos. No obstante, no son recomendables en zonas de fuertes vientos dado que, la pendiente del techo implica cierta resistencia y, en consecuencia, pueden sufrir daños en caso de huracanes o similares.

Ambas soluciones ofrecen la posibilidad de crear espacios extras en el interior de la vivienda pero, en el caso de los tejados a cuatro aguas, su coste es más elevado y una mala instalación puede traducirse en goteras hacia el interior de la vivienda. No obstante son muy versátiles además de resistir con contundencia el viento, la nieve o el agua.