Puertas correderas: ideas, diseños e imágenes | homify Puertas correderas: ideas, diseños e imágenes

Puertas correderas: ideas, diseños e imágenes

Las puertas correderas son una de las grandes soluciones de espacio y/o movilidad tanto dentro como fuera de nuestra casa. Nos permiten separar y unir visualmente espacios con una sencillez increíble, además de ser una alternativa fácil de encontrar en diferentes colores, materiales y acabados.

Tipos de puertas correderas

Entre los principales tipos podemos encontrar las siguientes:

Puertas “de bolsillo”: estas podrían parecerse a las puertas normales, al uso, pero en lugar de girarlas para abrirlas sólo necesitan ser deslizadas de derecha a izquierda. Son perfectas para lugares que no tienen mucho espacio debido a que apenas ocupan lugar.

Puertas de patio: este otro tipo tienden a necesitar un gran espacio debido a los grandes ventanales con los que están realizadas, siempre con el fin de mostrar el paisaje que ofrecen el patio, terraza o jardín. También son una de las mejores alternativas cuando están pensadas para separar la cocina o la sala de estar de los exteriores de nuestro hogar.

Puertas de bypass: esta es una variante que suele ser doble y que cuenta con un riel en la parte superior para facilitar su movimiento. Necesitan más espacio y son muy pesadas, aunque son la alternativa ideal para grandes armarios o para separar una habitación de otra.

Pros y contras de una puerta corredera

Como todo, este tipo de puertas interiores o exteriores tienen sus ventajas e inconvenientes. Si tenemos que comenzar por las ventajas, destacaríamos que no necesitamos ningún tipo de espacio para abrirlas, lo que las convierte en una alternativa fantástica para el interior de nuestro hogar si no nos sobran metros.

Y precisamente por eso, al introducir este tipo de puertas creamos la ilusión de tener más espacio. Son fáciles de mantener, fáciles de abrir y cerrar (por lo general), es muy sencillo encontrarlas en diferentes tipos de materiales como en madera o en cristal.

En el lado de las desventajas, sabemos que no son demasiado recomendables (si hablamos de las puertas del patio) para lugares en los que los vientos sean demasiado fuertes o el clima adverso durante gran parte del año. No son tan resistentes a este tipo de fenómenos atmosféricos como pueden ser otros modelos.

Debido a la corrosión de algunas de sus partes cuando hablamos de puertas correderas de exterior, muchas veces acaban siendo realmente difíciles abrir y cerrar. Por otro lado, no son tan seguras como pueden ser otras más “robustas”, ya que en muchas ocasiones cuentan con un menor grosor, están realizadas en cristal y pueden romperse fácilmente.

En cuanto a las puertas correderas de interior, si su instalación no es realizada por mano de obra cualificada, es bastante probable que se queden encajadas con frecuencia en el mecanismo de deslizamiento y no puedan deslizarse con facilidad. Asimismo, sus guías se ensucian constantemente debido a su continuo uso, pero con una limpieza regular de las mismas ese es un problema que se puede solucionar.

Guías, herrajes y cerraduras de las puertas correderas

Las diferentes guías y herrajes de las puertas correderas nos permiten abrirlas de una u otra forma, además de tener distintas características en cuanto a estética, funcionalidad o resistencia.

El herraje tiene que trabajar junto con el grosor de tu puerta, por lo que en este caso, si eliges un núcleo hueco debes hacerte con un herraje de la mejor calidad posible para tener más seguridad. Por supuesto, recuerda siempre que cada tipo de puerta tiene los más adecuados, los que mejor le van.

También es importante mantener las guías siempre en un perfecto estado para que la puerta se deslice siempre con total suavidad y de la mejor forma posible.

Por otro lado y si pensamos en cerraduras para la puerta del patio, ¿eres el tipo de persona que suele perder u olvidarse las llaves? Quizás entonces sería recomendable que optases por una automática o con código. Aunque siempre tienes a tu disposición las puertas con llave de toda la vida.

¿Qué superficies son mejores para una puerta corredera?

Las pequeñas superficies que necesitan ahorrar espacio son las mejores candidatas para instalar esta variante de “puertas de bolsillo”.

Son ideales como conector de una parte de la casa con otra, para separar el patio o la cubierta de la parte interior de la casa, para armarios, vestidores, terrazas, dormitorios, salones que comparten espacio con la cocina, etc., siempre teniendo en cuenta que deben estar dentro de la casa o una vez pasada la puerta principal, aunque las tengamos en el patio. Considera además que este tipo no sirven como puerta de entrada a una vivienda por la falta de seguridad, entre otras cosas.

¿Cuánto pueden costar las puertas correderas?

La realidad es que puedes encontrar grandes diferencias en función del proveedor y del material y calidad de la puerta elegida. Para una puerta de cristal básica (sin guías de instalación incluidas) el precio puede rondar unos 130 o 140 euros aproximadamente. Si nos decantamos por una con un cristal de mayor calidad y grosor, con guías incluidas y refuerzo de aluminio podemos llegar incluso a los 500 o 600 euros.

Las puertas de madera tipo corredera también tienen una variadísima gama de precios que van desde los 60 euros hasta los 200 o 300 euros.

Una opción mucho más económica son las puertas plegables de PVC, que las puedes encontrar de imitación a madera. Esta variedad podemos encontrarla por unos 50 euros e incluso menos.