Habitaciones de niñas: ideas, diseños e imágenes | homify Habitaciones de niñas: ideas, diseños e imágenes
Error: Cannot find module './CookieBanner' at eval (webpack:///./app/assets/javascripts/webpack/react-components_lazy_^\.\/.*$_namespace_object?:3654:12) at at process._tickCallback (internal/process/next_tick.js:189:7) at Function.Module.runMain (module.js:696:11) at startup (bootstrap_node.js:204:16) at bootstrap_node.js:625:3

Habitaciones de niñas: ideas, diseños e imágenes

Habitaciones de niñas: ideas de decoración

Diseñar el dormitorio de una niña puede resultarnos una tarea complicada si no sabemos por dónde empezar. ¿Cómo conseguir un espacio que refleje su personalidad? ¿Qué debemos tener en cuenta para diseñar una estancia cómoda y agradable, que también resulte práctica? Las habitaciones de niñas suponen todo un reto, por lo que a veces la ayuda de un decorador experto puede ayudarnos a conseguir el equilibrio perfecto entre estética y funcionalidad.

A continuación puedes encontrar algunas ideas a tener en cuenta antes de comenzar tu proyecto, que te pondrán mucho más fácil conseguir el resultado que buscas. Elegir los colores correctos o los muebles infantiles más adecuados es un buen punto de partida y servirá de base a nuestra estancia. Para completar nuestra decoración contamos con elementos como la iluminación, los textiles (ropa de cama, cortinas, cojines, etc.), cuadros, marcos y todo tipo de adornos que podemos ir cambiando para adaptarlos a cada momento.

Habitaciones de niñas en espacios pequeños

Ubicar un dormitorio infantil en una habitación pequeña supone un desafío adicional. Existen algunos muebles, como la cama, de los que no podemos prescindir. En estos casos, la solución es un diseño inteligente. El uso de colores brillantes y luz natural maximizará la sensación de amplitud. Los muebles multifuncionales (camas y sillones con almacenaje extra, por ejemplo) también nos ayudarán a obtener el máximo rendimiento del espacio del que disponemos.

Cuando los metros cuadrados son escasos, la solución más eficaz es mantener la sencillez. Intenta reducir el mobiliario a las piezas básicas y tampoco incluyas demasiados elementos decorativos. Los espejos son un elemento muy interesante para decorar espacios pequeños. Usados correctamente, los espejos aumentan nuestra percepción de amplitud. Una buena elección es colocarlos de forma que reflejen la luz natural, lo que aportará además un plus de iluminación a nuestro dormitorio. Si el espacio en las paredes es reducido, otra solución es situarlos a modo de paneles sobre las puertas de los armarios. Si colocamos dos espejos enfrentados, aumentamos la sensación de profundidad.

Mantener una paleta de colores simple, basada en un par de tonos, ayudará a no recargar el espacio. Sin embargo, esta clara apuesta por la funcionalidad no tiene por qué estar reñida con el diseño. Existen multitud de pequeños toques y trucos decorativos con los que completar y personalizar este estilo básico.

Cuando las dimensiones son muy reducidas, la mejor opción es recurrir al consejo de un profesional de la decoración o el interiorismo. Existen infinidad de soluciones y trucos sorprendentes para aprovechar cualquier espacio, por pequeño que sea.

Esquemas y paletas de color

Antes de comenzar la decoración de nuestras habitaciones de niñas, tenemos que elegir nuestro esquema y paleta de colores. Elegir un tono dominante claro dará sensación de mayor amplitud. Como colores secundarios, podemos elegir variantes de ese mismo color, consiguiendo un carácter más neutro, o uno o dos colores de contraste, que aporten dinamismo a la decoración.

Las opciones más habituales para estas habitaciones son las basadas en tonos rosas, amarillos o coral. Los malvas y violetas son una buena alternativa al rosa clásico. Si queremos algo más neutro, lo ideal es una paleta de colores claros, como los beige, anaranjados o blancos.

Ten en cuenta que el color va mucho más allá de la pintura de las paredes o la ropa de cama. Los muebles de madera pueden aportar una calidez extra y la iluminación también juega un papel importante.

Mobiliario infantil básico

A la hora de amueblar esta estancia, tendremos que tener en cuenta la función de los distintos espacios: la cama, para el descanso y el relax; un espacio de juegos, otro para el estudio y finalmente, el almacenaje. Las cajoneras, cómodas y estanterías, cubos y cajas o sillones con espacio de almacenamiento interior son algunos elementos básicos desde el punto de vista de la organización.

Entre los elementos anteriores, la cama es la única pieza del mobiliario que puede permanecer intacta, mientras que el resto de elementos dependerán de la edad y las necesidades de sus ocupantes. Por ejemplo, medida que la niña crezca, el espacio para el juego se reducirá y ganará importancia el escritorio o mesa de trabajo. Teniendo esto en cuenta, merece la pena que dediquemos un tiempo a pensar sobre el tipo de cama que más le conviene a nuestra habitación de niña.

Una cama infantil puede ayudarnos a ganar espacio a corto plazo y una cama temática, como un castillo o una casa de muñecas, puede tener un gran impacto inicial. Sin embargo, a la larga ésta última opción puede llegar a aburrir y resultar poco eficiente y en el caso de una cama infantil, tarde o temprano nos veremos obligados a cambiarla por una cama individual. Así, las camas individuales representan una opción más duradera y eficiente, pueden aportar espacio extra de almacenaje. Además, la gran variedad de diseños entre los que elegir permitirá mantener el estilo deseado.

Elementos sencillos para completar la decoración infantil

Además de las opciones habituales, el mercado ofrece elementos de iluminación muy versátiles para decorar las habitaciones de niños y adolescentes, que consiguen efectos increíbles con precios muy bajos. Es el caso de las tiras de luces LED o las lámparas cromáticas con tono regulable, con las que iluminar puntos de interés y aportar un punto divertido a esta estancia, que además podemos variar según la ocasión.

Los vinilos son otra opción sencilla y muy efectiva para completar la decoración. Son fáciles de colocar y cambiar, permitiéndonos usar la pared como si fuera el lienzo de un cuadro para crear el fondo perfecto para nuestro dormitorio.