Cocinas rústicas: ideas, diseños e imágenes | homify Cocinas rústicas: ideas, diseños e imágenes
Error: Cannot find module './CookieBanner' at eval (webpack:///./app/assets/javascripts/webpack/react-components_lazy_^\.\/.*$_namespace_object?:3688:12) at at process._tickCallback (internal/process/next_tick.js:189:7) at Function.Module.runMain (module.js:696:11) at startup (bootstrap_node.js:204:16) at bootstrap_node.js:625:3

Cocinas rústicas: ideas, diseños e imágenes

Un lugar para compartir

Si hay una seña de identidad que caracterice las casas de estilo rústico ese es su carácter familiar. Los espacios se visten de tradición para convertirlos en escenarios extremadamente acogedores y, en esta línea, las áreas más sociales de la vivienda se conciben como auténticos puntos de encuentro pensados para compartir multitud de momentos. La cocina es una de las habitaciones que forma parte de ese selecto grupo.

Al contrario que sus homólogas de estética más moderna (que aunque empiezan a hacer gala de este carácter conciliador aún no resultan tan acogedoras), este tipo de espacios apuesta por dibujar composiciones que propician ese tiempo compartido, los encuentros familiares, con amigos… En definitiva, recetas en las que tradición, vivencias y atractivo estético se funden en un todo perfecto.

El protagonismo del que gozan las cocinas dentro de la estética rústica, se traduce en estancias a las que se busca otorgar una superficie apropiada, con diseños de planta abierta que, en la mayoría de las ocasiones, integran una zona de comedor igualmente atractiva y acogedora. Acompañando la distribución, encontramos todo un elenco de detalles en forma de acabados naturales, materiales o colores que no hacen sino reforzar esa belleza propia de los ambientes rústicos.

Muebles de obra con estilo

Como en el resto de estancias de la casa, en una cocina rústica, el mobiliario es una pieza fundamental. No obstante, la elección del mismo ofrece ligeras diferencias con respecto a otras habitaciones. Una de las alternativas que puedes incorporar a la decoración y que denota ese encanto rústico son los muebles de obra. Las posibilidades son múltiples y es que, puedes optar por revestirlos de microcemento o cal, e incluso, combinarlos con madera. Sea cual sea la propuesta que más te seduzca, conseguirás un diseño de cocina rústica con el encanto de las tradicionales casas de campo de antaño.

Otro de los rasgos habituales que suele ofrecer el mobiliario de este tipo de ambientes es que, en muchas ocasiones, carecen de las tradicionales puertas. Esta opción es perfecta para añadir profundidad a tus espacios aunque, eso sí, habrás de tener su interior perfectamente organizado para no romper la armonía de conjunto. Si crees que la tarea puede ser complicada, siempre cabe la posibilidad de alejarlos de miradas indiscretas mediante un cierre con cortinas. No obstante, antes de volver a cerrarlos, puedes buscar aliados para garantizar la organización en cestos de mimbre que te ayuden con la tarea.

Piezas restauradas con el pasado

Para conseguir que tu cocina rústica derroche encanto, una de las fórmulas más de moda en los últimos tiempos es apostar por el Do it yourself, esto es, el mítico ‘hágalo usted mismo’. En este caso, no se trata tanto de crear piezas con personalidad propia para este espacio de la casa (que también) sino de recuperar aquellas que están cogiendo polvo en el viejo trastero de la casa del pueblo. Los muebles restaurados gozan de gran popularidad entre los profesionales del diseño de cocinas rústicas que encuentran en ellos, una poderosa herramienta para trasladar el encanto de la tradición a sus propuestas. Una alacena con vitrina incorporada, un armario en el que exhibir la vajilla, un viejo banco de madera para la zona del comedor… Cualquier pieza que evoque el pasado tanto por su diseño como por sus acabados desgastados es perfecta para hacer que tu cocina gane peso rústico.

Llegados a este punto no podíamos dejar de hacer referencia a uno de los elementos más seductores de este tipo de espacios: los fregaderos de piedra. Esas antiguas pilas con formas redondeadas o cuadradas y de cuencos profundos son, sencillamente, una joya para la decoración de una cocina rústica.

Color para una cocina rústica inspiradora

La cocina es un espacio para la creación y, en consecuencia, ha de resultar inspiradora. Los colores son grandes aliados a la hora de conseguir escenarios que despierten o atraigan a las musas, al tiempo que consiguen crear una atmósfera acogedora. En los diseños de cocinas rústicas, no es extraño encontrar tonos pastel (amarillos, azules o verdes) salpicando la escena de una singularidad cromática muy especial.

En estos casos, lo habitual es que el cromatismo centre su atención en el mobiliario, reservado para el suelo y las paredes, el uso de materiales naturales tales como la piedra, el barro o la pizarra.

Pequeños detalles, grandes resultados

Las cocinas rústicas son una fuente de inspiración espectacular y es que, sus diseños, están llenos de matices. Mires donde mires siempre hay algo que capta la atención, ya sea en forma de materiales, muebles o accesorios. En materia de revestimientos, por ejemplo, a la presencia de madera en techos y suelos, se suman alternativas como la cerámica, el mármol o la piedra, creando composiciones con aires retro de lo más atractivas.

No faltan accesorios decorativos que, si bien antaño fueron piezas clave para la funcionalidad de la estancia, pueden recuperarse como parte de la decoración en forma de viejos utensilios que salpican la escena. Sillas, taburetes o cazuelas en hierro o cobre tampoco están de más en el diseño de una cocina rústica llena de encanto que, en cualquier caso, hará de la tradición su mejor aliada para crear espacios inspiradores y cálidos.

¿Quieres conocer algunas propuestas? Encuéntralas entre los proyectos de los profesionales de homify.