Cocinas: Ideas, diseños y decoración

  1. ¿Necesitas ayuda con tu cocina?
    ¿Necesitas ayuda con tu cocina?
  2. ¿Necesitas ayuda con tu cocina?
    ¿Necesitas ayuda con tu cocina?
  3. ¿Necesitas ayuda con tu cocina?
    ¿Necesitas ayuda con tu cocina?
  4. ¿Necesitas ayuda con tu cocina?
    ¿Necesitas ayuda con tu cocina?

Diseño de cocinas

Con el paso del tiempo, las cocinas han ido cambiando el rol que desempeñan en las casas españolas. Si bien hasta mediados del siglo pasado eran un lugar de trabajo donde solo el servicio doméstico y las amas de casa entraban, ahora se han transformado en uno de los espacios preferidos para socializar entre amigos y familiares. 

Es por ello que los diseños de cocinas actuales ya no buscan únicamente la funcionalidad, sino también servir al sentido estético y combinar con la decoración del resto de la casa. Si estás pensando en renovar la tuya o necesitas instalar una nueva desde cero, a continuación te resolvemos una serie de cuestiones fundamentales que debes considerar antes de comenzar a diseñarla y construirla:

¿Qué elementos debo tener en cuenta? 

1.- Las medidas: Antes que nada, mide bien el tamaño de tu futura cocina (sobre todo si hablamos de cocinas pequeñas) para no tener luego que rehacer planos o devolver piezas por falta de espacio. Piensa que, llegado el momento de cocinar, necesitarás poder circular sin mucha dificultad, sobre todo si sois más de una persona trabajando a la vez, por lo que no la recargues con demasiados muebles o electrodomésticos: a todos nos encantan los frigoríficos americanos que hasta sirven hielo o agua con gas, pero si las dimensiones son reducidas deberemos olvidarnos de comprarlo.  

2.- Los colores: Sobre este tema podríamos escribir cientos de artículos y seguiría faltándonos información por cubrir. Y es que hay miles de combinaciones posibles, tanto de pinturas como de materiales, dependiendo del tamaño y la orientación de la cocina, así como por supuesto de la decoración del resto de la vivienda. Si está bien orientada y ya le entra mucha luz, puedes jugar con colores más oscuros, pero si es más bien oscura, deberías tirar por las gamas de blancos y colores claros (los utensilios y muebles, por su lado, deberán ir en consonancia).

3.- La decoración de tu casa: Como hablamos en el anterior punto, no puedes olvidar que la cocina es una habitación más de tu hogar y, como tal, su decoración debería combinar con el resto. ¿Tienes una casa de estilo rústico? Pues no dudes en instalar una cocina rústica también, con muebles y utensilios de madera o blancos, azulejos a juego y visillos en las ventanas. 

4.- La iluminación: Para preparar los alimentos sin incidentes es imprescindible contar con una buena iluminación. Si cuentas con luz natural, aprovéchala y planifica la distribución de forma que nada interfiera en su circulación; pero si no, apuesta por luces de bajo consumo (las luces downlight consumen hasta un 80% menos que las halógenas) e ilumina las distintas zonas por separado, así también podrás controlar mejor tu gasto de energía.

5.- La ventilación: Este elemento es esencial, sobre todo porque afecta a nuestra salud. Tener una ventilación adecuada no solo evitará que los olores se queden impregnados en nuestra ropa o los muebles, sino también evitará causarnos afecciones respiratorias.  

Cocinas integrales: una solución a medida

En las cocinas integrales la idea fundamental es optimizar el espacio, de ahí que los muebles y electrodomésticos vayan -como su propio nombre indica- integrados en el espacio sin que se rompa la línea estética de su diseño. Una apuesta muy común es cambiar la parte frontal del frigorífico o el lavavajillas, de forma que se confundan a simple vista con otro mueble de la cocina y no se vea un ambiente recargado. 

La mayoría de las cocinas pequeñas modernas son integrales, ya que ante la falta de metros cuadrados, se quiere aumentar la funcionalidad de estas. Además, este tipo de diseño también funciona muy bien si decides tener una cocina abierta, ya que se verá como otra estancia más de tu casa. 

Otro ejemplo de decoración funcional para este tipo de cocinas es colocar una isla en el centro que sirva de superficie de trabajo a la vez de barra, lo que ayuda a ahorrar espacio especialmente si no se puede colocar un comedor. 

Otras maneras de optimizar el espacio en una cocina pequeña

Comienza por su entrada: coloca una puerta corredera y ganarás hasta un metro cuadrado más de espacio. Las hay de muchos tipos y materiales, pero si es de cristal, aprovecharás además la luz natural. 

Otro truco es beneficiarse de la altura de las paredes para colocar módulos altos que multipliquen nuestra capacidad de almacenaje. Eso sí, no las abarrotes: con ponerlos únicamente en una de las paredes basta. 

Apostar por tonos claros tanto en las paredes como en los muebles nos dará una sensación mayor de espacio, así como la elección de pocos materiales. Uno para el suelo, otro para las paredes y otro para las paredes será suficiente. Por supuesto, deberás mantener la limpieza del lugar constantemente ya que la suciedad en las cocinas claras es mucho más visible.

Opta por electrodomésticos de tamaño reducido. En vez de los 60 cm tradicionales, decídete por lavavajillas, hornos y lavadoras de 40 cm de ancho, así como por placas de cocción de dos fuegos y fregaderos de un solo seno (lo ideal es que midan unos 50 cm para que puedas instalar un escurridor dentro).

¿Qué estilo de decoración de cocinas es mejor para mi?

Hay varios estilos decorativos que puedes seguir, pero a los usuarios de homify les gustan  particularmente los siguientes:

Cocinas modernas: En ellas lo importante es la funcionalidad: nada está de más. Los tonos neutros, a menudo acompañados de toques vibrantes en sillas, electrodomésticos y utensilios, suelen predominar. En cuanto a los muebles, estos tienen un diseño simple, recto, y entre ellos suele haber una barra o isla de cocina que sirve para comer o como una superficie extra de trabajo.  

Cocinas minimalistas: Aquí el orden y la organización lo es todo, de ahí que su diseño quede sencillo y elegante. El uso de pocos objetos decorativos y de colores claros (se suele hacer contraste con dos tonos) imperan en este tipo de cocinas, así como una buena iluminación (es muy normal usar luces colgantes para definir las áreas de trabajo).