Clínicas: Diseños y decoración | homify Clínicas: Diseños y decoración

Clínicas: Diseños y decoración

  1. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  2. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  3. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  4. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  5. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  6. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  7. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  8. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  9. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  10. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  11. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  12. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  13. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  14. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  15. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  16. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  17. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  18. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  19. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  20. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  21. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  22. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  23. Clínica Aitor Mira: Clínicas de estilo  de Pablo Muñoz Payá Arquitectos
  24. Reforma de un espacio comercial y diseño de la imagen corporativa de un centro médico: Clínicas de estilo  de SP_Arquitectura
  25. Reforma de un espacio comercial y diseño de la imagen corporativa de un centro médico: Clínicas de estilo  de SP_Arquitectura
  26. Reforma de un espacio comercial y diseño de la imagen corporativa de un centro médico: Clínicas de estilo  de SP_Arquitectura
  27. Reforma de un espacio comercial y diseño de la imagen corporativa de un centro médico: Clínicas de estilo  de SP_Arquitectura
  28. Los cuidados de Pepa: Clínicas de estilo  de UVE laboratorio de diseño
  29. Los cuidados de Pepa: Clínicas de estilo  de UVE laboratorio de diseño
  30. Los cuidados de Pepa: Clínicas de estilo  de UVE laboratorio de diseño
  31. Los cuidados de Pepa: Clínicas de estilo  de UVE laboratorio de diseño

Acudir a una clínica sea del tipo que sea (médica, odontológica, de rehabilitación e incluso veterinaria) nunca suele ser del agrado de nadie. El paciente siempre llega con ciertos miedos e inseguridades en mayor o menor medida por el desconocimiento o las “fobias” que pueden transmitir este tipo de espacios.

Por eso su decoración, sean del tipo que sean, siempre suelen seguir un patrón muy similar. Incluso las dedicadas a nuestros amigos de cuatro patas tienen una estética parecida a las nuestras, ¿verdad?

Blanco, el color más típico en una clínica… ¿por qué?

Y el color que más solemos ver en las clínicas es el blanco. Si nunca te has preguntado porqué, la respuesta es muy sencilla. Estamos ante el color neutro por excelencia que a la vez contiene el espectro entero de todos los matices cromáticos. Es un color que transmite pureza, limpieza, tranquilidad, serenidad. Adjetivos todos necesarios en un lugar como este.

Pero no solo el blanco es un color que nos tranquilice o el único que podemos utilizar en una clínica. ¿Te has preguntado alguna vez por qué las batas de los cirujanos son verdes? Los tonos azules, verdes o las tonalidades pastel son colores relajantes, perfectos también para este tipo de entornos. En el lado opuesto nos encontramos con colores cálidos y vivos como serían el amarillo, el naranja o el rojo, que estimulan y favorecen nuestro nerviosismo. Cromoterapia pura.

En la sala de espera se pueden usar colores como el verde o el azul, combinado con blanco, beige, visón o gris. También tonos claros como el melocotón o cualquier tonalidad pastel (rebajada con blanco) puede ser buena idea para introducir a pinceladas en ciertas áreas.

Para entornos dedicados a niños, se puede apostar por colores más vivos, e incluso por introducir ciertos dibujos que les hagan sentir como en casa, que les distraigan y les serenen. También en clínicas más “livianas”, es decir, destinadas a cometidos menos agresivos o más positivos como podrían ser las de estética, puede irse un paso más allá y optar por introducir colores más llamativos con diseños un poquito más arriesgados (sin pasarse).

Minimalismo y plantas, dos must en las clínicas

Al igual que hablamos del blanco o los tonos pastel como forma de inducir a la serenidad en las clínicas, también es importante recurrir a un estilo minimalista. No estamos acostumbrados a ver estos lugares con mucha decoración, sino todo lo contrario: la mayoría recurren a un minimalismo de lo más recomendable. Todo con el fin de que el paciente esté relajado, no se altere ni se agobie con un espacio demasiado recargado de cosas que no aportan nada.

Espacios diáfanos, pintados en blanco o con tonos lo más neutros posibles, bien iluminados y con poca decoración. Esos serían los puntos clave decorativos de una clínica. De hecho es fundamental para la sensación de los pacientes que se cuenta con la mayor cantidad de luz natural posible. Quizás algún que otro cuadro que complete el ambiente sin recargarlo y, sobre todo, plantas.

Plantas que son muy recomendables porque purifican el aire y reducen considerablemente el estrés, algo que se agradece y mucho en este tipo de entornos a los que solemos llegar algo tensos. Verlas produce sensación de tranquilidad, de serenidad, de vida.

Suelos con unas características muy concretas

Otro de los factores a tener en cuenta a la hora de decorar una clínica es el suelo. En este caso lo consideraríamos más un factor funcional que estético, aunque tiene su parte de importancia en ambos sentidos. Han de ser pavimentos higiénicos, de alta durabilidad y fácil limpieza.

Y es que en el sentido puramente funcional, el suelo de estos espacios debe ser un suelo que se pueda limpiar y desinfectar fácil y rápidamente por varios motivos: por higiene y salubridad, por estética de cara a la imagen que transmite la clínica, por todos los pacientes que pasan a lo largo del día y lo ensucian simplemente con pisadas o los cabellos que se caen…

Es también recomendable que absorban vibraciones y ruidos, tengan baja conductividad y resistan bien la humedad. Entre los más recomendables podríamos encontrar los suelos de PVC o vinílicos de alta durabilidad, así como los laminados de alta presión.