ARMARIOS EMPOTRADOS: Dormitorios de estilo clásico de MUEBLES RABANAL SL

Armarios empotrados

Armarios empotrados

Optimiza el espacio de tus dormitorios e instala armarios empotrados. Inspírate con imágenes de armarios y contacta al experto adecuado para tu casa.
Optimiza el espacio de tus dormitorios e instala armarios empotrados. Inspírate con imágenes de armarios y contacta al experto adecuado para tu casa.

Quizás eres uno de esos propietarios que vive en un apartamento pequeño y ha ido acumulando cosas a lo largo de los años; tal vez tienes una casa de amplitud bastante reducida y ya no sabes dónde guardar la ropa y  los juguetes de los niños; o a lo mejor habitas una vivienda de tamaño estándar pero te gustaría mantenerla siempre recogida para disfrutar de espacios amplios y despejados. En todos estos casos y, especialmente si necesitas potenciar la amplitud en tu hogar, los armarios empotrados constituyen una opción perfecta, ya que no solo hacen las veces de solución de almacenamiento para todo aquello que no sea, o sí sea, de uso diario y que desees mantener recogido sino que, además, ahorra espacio en sí mismo al estar integrado en el muro. A continuación te ofrecemos información y algunas ideas para que construyas o compres los mejores armarios empotrados para tu hogar.

¿Qué características y ventajas presentan los armarios empotrados?

Como comentamos más arriba, estos armarios son una solución de almacenamiento inteligente, sobre todo en aquellas viviendas de espacio reducido en las que el más mínimo centímetro cuenta. Además, estos elementos no tienen por qué reservarse para los dormitorios, pueden instalarse por toda la casa: en el recibidor para guardar los abrigos, bolsos y zapatos, en el comedor para recoger la vajilla y la cubertería, en la cocina para almacenar los alimentos, en el cuarto de baño para apilar las toallas y los productos de belleza, etc.

Por otra parte, si tienes problemas de espacio o quieres uno de diseño exclusivo y que siga estando dentro de la categoría de armarios baratos, como con los armarios convencionales, puedes pedirle a un carpintero que te fabrique armarios a medida.

Los armarios empotrados presentan una serie de características en función de su finalidad específica y del lugar en el que se encuentren. Por lo general, podemos describir sus rasgos atendiendo a su exterior y a su interior. En los siguientes apartados los reunimos para que decidas qué tipo de armario se ajusta mejor a tus gustos y necesidades.

Características exteriores

Para comenzar, lo primero en lo que reparamos al observar un armario empotrado son las puertas, que pueden ser de diversos tipos, entre los que destacamos:

Los armarios con puertas de apertura hacia fuera. En principio, se trata del tipo menos recomendable, ya que si lo que buscas es ahorrar espacio, lo suyo es que no coloques puertas que, al abrirlas, ocupen un ángulo y un área; no obstante, es cierto que por su estética quizás encajen mejor con la personalidad de ciertos propietarios. Además, tampoco plantean ningún problema si las habitaciones o el espacio de movimiento es lo suficientemente amplio como para que resulte cómodo.

Los armarios con puertas correderas. Se trata de la opción más común, ya que resultan muy cómodas y no ocupan nada de espacio al desplazarse lateralmente. Pueden instalarse tantas láminas de puerta como se deseen para un solo armario; idealmente, se instalará una para cada sección interior para que ésta sea fácilmente accesible.

Los armarios sin puertas y otros elementos alternativos de cerrado, como cortinas textiles o de hilos con abalorios, especialmente utilizadas y llamativas en las cocinas, de manera que el armario empotrado actúa como alacena para recoger botes de alimentos, herramientas y aparatos de cocina. También resultan usuales en los cuartos de baño, en los que quizás las puertas pueden ser incómodas y los productos y aparatos se acceden más rápidamente a través de una fina cortina decorativa.

Asimismo, otro aspecto exterior importante de los armarios empotrados es el material de las puertas, en caso de que las haya. Los materiales más utilizados suelen ser la madera, el contrachapado y los marcos de aluminio con delantera de vidrio transparente o translúcido. Esta última opción resulta muy adecuada para los armarios del recibidor o para aquellos que actúen a modo de vitrina para exponer piezas de arte u otros elementos decorativos. También pueden instalarse puertas talladas en función del estilo que se haya elegido; por ejemplo, las puertas de madera con motivos grabados son muy populares en los diseños rústicos.

Características interiores

En cuanto a los interiores de los armarios empotrados, puedes tomar ideas respecto a la distribución en nuestra página web o en revistas de decoración o bien pedir que te diseñen la organización a medida. De esta manera, podrás incluir cómodas y cajoneras, espacios verticales amplios para instalar una barra y colgar vestidos y trajes, incorporar un pequeño mueble zapatero o unos estantes para tus zapatos de tacón, etc. Respecto a los armarios empotrados de otras estancias, la distribución de los espacios interiores suele ser más simple y normalmente se opta por la superposición de estantes lisos sobre los que apilar las cosas.

¿Qué ideas puedo emplear para optimizar el espacio dentro de mis armarios empotrados?

Estos armarios no tienen por qué ser una solución de almacenamiento inteligente desde el punto de vista exterior, sino también desde el interior si se ponen en práctica algunos trucos, como por ejemplo:

- Dentro de los cajones de la cómoda del interior del armario, coloca un organizador de tela con múltiples apartados para almacenar tu ropa interior de manera ordenada y con un aspecto pulcro. Puedes hacer lo mismo con las corbatas, las medias e incluso tus joyas.

- Coloca barras a diferentes alturas para distintos tipos de ropa: una alta para trajes largos y vestidos de noche y otra algo más baja para pantalones, faldas, chaquetas y blusas.

- Si tu armario empotrado no tiene un interior demasiado amplio y no te caben todos los trajes que normalmente cuelgas, prueba este truco con perchas a doble altura: con una goma elástica, une el cabezal de una percha a la base del cabezal de la otra, de manera que al colgar tus prendas, estas estén a diferente altura. De esta forma, guardarás la ropa sin que esté demasiado apretada y sin que se formen arrugas.

- No te olvides de incluir baldas para aquellas prendas que normalmente se doblen, como las camisetas, los jerséis y las sudaderas.

- Instala un organizador vertical de tela con distintas baldas para otros accesorios como las bufandas, los cinturones y los guantes.

- Sobre la cómoda, puedes colocar una cabeza maniquí para sombreros para evitar que se deformen al guardarse con otros objetos.

- Como comentamos anteriormente, en la base del armario puedes colocar una rejilla o un pequeño mueble zapatero para que tus zapatos no estén por el medio.

- En la pared o en la puerta del armario, pega o atornilla un colgador sobre el que colgar bolsos y mochilas pequeñas si no dispones de un armario en el recibidor.

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!